Los Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid llevaron a cabo casi 1.000 actuaciones relacionadas con la pesca durante el año 2019, como consecuencia de sus labores de vigilancia y control de la actividad piscícola.

Los agentes levantaron actas por liberación de peces en cotos de pesca y formularon denuncias por incumplimiento de la normativa ambiental relacionada con esta actividad. Las principales infracciones detectadas fueron pescar sin las licencias correspondientes o hacerlo en zonas vedadas, además de capturar especies no autorizadas o con artes ilegales. 

El consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, visitó el embalse de Valmayor para comprobar, en sus aguas, el trabajo que llevan a cabo los efectivos de este Cuerpo regional para asegurar la protección del patrimonio natural de la Comunidad de Madrid y el uso socio-recreativo que se hace del mismo. 

Asimismo agradeció la labor de los Agentes Forestales por ser “esenciales para asegurar la vida y las especies de nuestro ecosistema, así como para mantener la excelente calidad del agua en los embalses a través del control de la actividad de la pesca, el uso social del medio natural y la vigilancia”. 

Protección del ecosistema

El embalse de Valmayor, ubicado en los términos municipales de Colmenarejo, Valdemorillo y El Escorial, es el tercero que más cantidad de agua almacenada, tiene, con una superficie de 775 hectáreas, sólo superado por el de Santillana con 1.431 y el del Atazar con 1.055. Actualmente se encuentra al 60% de su capacidad con 74 hectómetros cúbicos. Desde que en 2015 se constituyó en coto de pesca, se permite la práctica de este deporte en diferentes puntos. 

El pasado año en nuestra región se contabilizaron 44.598 licencias de pesca, más otras 60.000 interautonómicas. Los Agentes Forestales son los responsables de controlar el ejercicio de dicha actividad para verificar el cumplimiento de la legislación vigente en cuanto a licencias y especies capturadas en los 22 cotos de pesca que existen en nuestra región. 

Los agentes realizan operativos disuasorios de inspección en los días de pesca no autorizada (fecha fijada por los cotos, que en el caso de  Valmayor son los lunes no festivos). El resto de días se llevan a cabo servicios de patrullaje en la orilla comprobando licencias y especies capturadas por los pescadores.