La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, participó ayer en el acto en recuerdo a Diana Quer -joven madrileña asesinada en 2016- y a todas las víctimas de delitos violentos.

Durante su intervención, la jefa del Ejecutivo autonómico ha reiterado su postura “a favor de la prisión permanente revisable; y, digo más –ha agregado-, creo que debemos extender su aplicación para los delitos más graves, para aquellos que además lleva ensañamiento, ocultación de cadáver, por el daño que eso causa a sus familiares, y otros delitos contra la libertad sexual”.

Para la presidenta madrileña, esta herramienta judicial impulsada por el Gobierno central en 2015 “está dentro del marco constitucional de libertades que nos hemos dado” y también es una medida “común en toda la UE que es defendida por una amplia mayoría de los españoles”.

Por ello, ha señalado que se siente “con la obligación de levantar la voz y exigir al Gobierno de España el refuerzo legal de nuestros marcos penales, para que sean más justos”, recalcando que el Ejecutivo que preside estará siempre al lado de “todas las víctimas, sin dogmas ni distinciones”.

En la ceremonia de homenaje en la Real Casa de Correos también ha intervenido el consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, y ha contado con la participación del padre de Diana Quer, Juan Carlos Quer; la presidenta de la Asociación Clara Campoamor, Blanca Estrella Ruiz; el presidente de la Fundación QSDGlobal por las personas desaparecidas,  Francisco Lobatón; y José Antonio Casanueva, abuelo de la joven Marta del Castillo. Durante el acto, Quer ha presentado un retrato de su hija -obra del pintor Julio Mendoza- que ha entregado a la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil. El cuadro ha sido recogido, en su nombre, por el coronel jefe de esta unidad de la Benemérita, Francisco Javier Sánchez.