El Ayuntamiento de Madrid, a través del cuerpo de la Policía Municipal, habilitará un dispositivo especial de seguridad formado por 120 agentes en el entorno de la fuente de Cibeles para evitar aglomeraciones de aficionados del Real Madrid si el club gana hoy o en los próximos días el título de la liga de fútbol.

A estos efectivos hay que sumar los 150 aproximadamente que va a desplegar el cuerpo Nacional de Policía, tal y como ha informado en una reunión de coordinación celebrada ayer. Además, de ganar el título el club madrileño este jueves, el turno de noche de la Policía Municipal estaría en preaviso por si tuviera que reforzar el dispositivo especial ante cualquier incidencia que surgiese.

Así lo ha anunció ayer la portavoz municipal y delegada de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz, antes de la celebración de la Comisión Permanente Ordinaria del Pleno de Portavoz, Seguridad y Emergencias, tras recordar a los aficionados madridistas que su club ya ha anunciado que no visitará la fuente de Cibeles, histórico punto de encuentro de celebración de las victorias del Real Madrid. 

Sanz hizo un llamamiento, en la línea de lo expresado en los últimos días por el alcalde de la ciudad, para que, de conseguirse el trofeo futbolístico, los aficionados festejen el título en sus casas y balcones preferentemente, sin desplazarse a otros puntos de la ciudad para celebrarlo. 

El dispositivo de seguridad establecido por la Policía Municipal de Madrid, en contacto con el resto de administraciones, tiene el objetivo primordial de impedir las concentraciones de personas en la vía pública debido a la situación sanitaria. El operativo se ha dimensionado teniendo en cuenta que, de ganar la liga, los jugadores del Real Madrid no acudirán a la fuente de Cibeles a celebrarlo. 

Mantener la circulación fluida, evitar concentraciones y controles selectivos

Mediante este dispositivo de seguridad se evitaría que se invada la calzada, de  manera que se mantenga la circulación lo más fluida posible y los agentes municipales impedirían que aficionados se concentraran en las aceras de un amplio entorno de la fuente de Cibeles, en puntos habituales como la fachada del Cuartel del Ejército, la zona de paradas de autobuses al norte y sur de la fuente, la fachada del Banco de España, el Palacio de Linares y la sede del Ayuntamiento.

Los agentes policiales que conformasen el dispositivo especial, repartidos en un amplio perímetro de influencia, harían controles selectivos en el espacio comprendido entre Neptuno, plaza de la Independencia, Colón y Gran Vía.

Las unidades policiales municipales implicadas serían patrullas de las unidades integrales de distrito (UID) de Centro Norte, Centro Sur, Salamanca y Retiro; varios equipos de las unidades de apoyo a la seguridad (UAS) y patrullas de la Unidad Especial de Tráfico (UET).