Declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid en Sevilla, durante un coloquio con el director de El Independiente, preguntada por si la región es un paraíso fiscal

Madrid es un paraíso de la libertad, pero podría serlo más si el Gobierno de España fuera en la misma dirección. En un paraíso fiscal se supone que hay una serie de beneficios añadidos que niego porque es, precisamente, en el País Vasco y en Navarra donde han tenido una fiscalidad distinta a la carta durante mucho tiempo.
 
El resto de las comunidades de régimen común tenemos las mismas reglas del juego, no puede ser que le den más independencia al País Vasco y Cataluña y a mí me quiten la autonomía fiscal dentro de mis tramos del IRPF y he decidido que haya más personas trabajando en Madrid pagando menos impuestos.
 
Esto nos ha situado de ser la cuarta economía de España a la primera y está permitiendo crear empresas, mover la economía y respetar la propiedad. Esto está funcionando y ahora lo que no puedo permitir es que señalen a Madrid con agravio, como si la suerte de los demás dependiera de la nuestra. Creo que eso es falso. 
 
De hecho, ahora mismo en Andalucía las cosas van muchísimo mejor. Andalucía está despegando de una manera impresionante, algo que miramos con total admiración y orgullo desde Madrid, y no ha necesitado nadie desde la Junta Andalucía atacar a la fiscalidad de Madrid ni pedirme a mí que yo suba los impuestos sino todo lo contrario.
 
Lo que tienen que hacer otros presidentes autonómicos, y muy concretamente el Gobierno España, es bajar impuestos, acompañar a la empresa, ayudar al autónomo en lugar de seguir subiéndole las cuotas, ponerte en el lugar de la gente que sí crea empleo y verán como todo funciona.