La Comunidad de Madrid cuenta con seis Unidades de Respuesta Social, cuatro de ellas en funcionamiento de lunes a viernes y otras dos los fines de semana, para atender las necesidades de la población madrileña más vulnerable. 

Estas seis Unidades de Respuesta Social están cofinanciadas por la Comunidad de Madrid mediante un convenio con Cruz Roja, que desde hace años colabora con el Servicio de Emergencia Social madrileño. En ellas se atienden las necesidades sociales que se reciben a través de las llamadas al teléfono 112, así como las detectadas por los Servicios Sociales de los municipios madrileños o los técnicos de la Dirección General de Servicios Sociales, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o las propias Asambleas de Cruz Roja Española. 

Asimismo, se ocupan de trasladar a personas o grupos familiares que lo precisen a los dos centros de acogida habilitados por el Gobierno regional en Madrid y Los Molinos o al centro de acogida de convalecientes de la enfermedad en el norte de la ciudad de Madrid, como medida excepcional ante los contagios por COVID-19 entre personas sin hogar.

Para conocer su trabajo y agradecer la labor que se está realizando, el consejero de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad, Alberto Reyero, visitó ayer una de estas Unidades, donde ha podido conocer la actividad diaria que realizan técnicos y personal voluntario, así como ver los almacenes desde los que se preparan y envían bolsas de alimentos y artículos de higiene o medicinas, para repartir en los puntos más necesitados de la región.

El consejero destacó la importancia de la coordinación de las entidades del Tercer Sector con los Servicios Sociales de la Administración, que permiten dar respuesta a las necesidades sociales permanentemente y aún más en momentos de especial dificultad como el que vivimos actualmente a causa de la pandemia. Asimismo, agradeció la actuación concreta de Cruz Roja, que ha sido vital en la atención a las necesidades de las personas más vulnerables de los municipios madrileños.