La Comunidad de Madrid ha puesto a disposición del personal sociosanitario que trabaja en los centros residenciales de la región un total de 50 apartamentos individuales mientras dure la alerta sanitaria por COVID19.

Se trata de una alternativa para aquellos profesionales que, o bien por la dificultad de desplazarse hasta su centro de trabajo, o bien porque conviven con personas mayores o con patologías previas, requieren un alojamiento seguro en el que vivir de manera temporal y evitar así posibles contagios entre sus allegados.

A través de la iniciativa ‘Hacemos casa’ de la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad ya han llegado las primeras cinco personas a estos apartamentos, ubicados en un aparta-hotel de la calle Juan Bravo, en Madrid, cedidos y amueblados por IKEA.

Se trata principalmente de personal asistencial y sanitario de residencias de mayores, así como de un educador social de un centro de protección a la infancia. Asimismo, a través de este acuerdo de colaboración, a los profesionales que se hospedan en los apartamentos se les facilita manutención y se les financia el transporte mediante un servicio de taxi que facilita la propia empresa, tanto a la Comunidad de Madrid si vienen de fuera, como al centro de trabajo.

Una vez más, el apoyo del tejido empresarial español está siendo fundamental en la batalla contra el coronavirus en la Comunidad de Madrid.