La Comunidad de Madrid recibió ayer el tercer avión en apenas 24 horas, el noveno desde abril, que ha transportado material sanitario ante la situación por el COVID-19 y que ha sido gestionado por la presidenta del Ejecutivo regional, Isabel Díaz Ayuso. El Gobierno madrileño suma más de 540 toneladas en suministros por vía aérea para su uso por profesionales sanitarios en su trabajo diario con pacientes de coronavirus o para la población ante el proceso de desescalada.

Estos fletes alcanzan hasta 23 millones de unidades entre mascarillas, trajes y gafas de protección, batas de aislamiento médico o calzas, junto a otro tipo de material como monitores para UCI.

El noveno avión de la Comunidad de Madrid aterrizó ayer sobre las 18.30 horas en el aeropuerto de Madrid Barajas-Adolfo Suárez, procedente de Shanghai (China), trayendo en sus bodegas casi 70 toneladas con más de 1,3 millones de unidades de material. En concreto, se trata de 400.000 mascarillas KN95; 560.000 guantes de nitrilo y 170.100 batas de aislamiento médico.

El avión, un Boeing 777 de carga de Qatar Airways, es el tercero gestionado por la Comunidad de Madrid que aterriza en Barajas en apenas 24 horas. Los otros dos anteriores han transportado, entre el pasado viernes y ayer sábado 4,6 millones de mascarillas que empezarán a ser distribuidas este próximo lunes gratuitamente, a través de las oficinas de farmacia regionales, de cara al proceso de desescalada del COVID-19. El reparto estará en funcionamiento durante las dos próximas semanas con la presentación de la tarjeta sanitaria o, en su caso, la presentación del DNI o NIE.

El primer vuelo con material sanitario para los hospitales madrileños procedente de China aterrizó en Barajas hace justo un mes, el pasado 2 de abril. A éste le siguieron seis aviones más los días 5, 12, 14 y 28 de abril, 2 y 8 de mayo, y que se completan, de momento, con los dos arribados esta mañana y esta tarde.

La presidenta de la Comunidad de Madrid anunció recientemente la adquisición de 14 millones de mascarillas para su distribución entre la población madrileña de cara al inicio de la desescalada. En este sentido, el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó, en dos de sus últimas reuniones, una inversión total de 32 millones de euros para su adquisición.