Declaraciones del vicepresidente, consejero de Educación y Universidades de la Comunidad de Madrid en su visita al colegio público Tempranales de San Sebastián de los Reyes

Vamos a analizar seriamente el Real Decreto y si no es constitucional, lo recurriremos ante el TC. Todo aquello que nos parezca negativo para los madrileños y también, por supuesto, para los españoles, la Comunidad de Madrid, dentro de su ámbito de competencias, que no sea normativa básica, evidentemente no lo va a aplicar.

El Gobierno de Sánchez hizo varios decretos, leyes, declaraciones de Estados de alarma durante la pandemia también de tinte autoritario como este decreto, que fueron declarados inconstitucionales por el Tribunal Constitucional. Además, adoptó muchas medidas que no consiguieron mejorar la salud, pero sí consiguieron hundir la economía, y eso es en lo que la Comunidad está totalmente en contra.

Nosotros no somos como otras comunidades que son bien conocidas y que el Gobierno consiente que incumplan. No nos gusta nada de ese ejemplo y, por tanto, cumplimos las leyes. Ahora bien, en aquello que seamos nosotros competentes, por ejemplo en materia de Comercio, tendremos que analizar el Real Decreto Ley y en la medida que la Comunidad pueda ser competente no lo aplicaríamos.

Somos plenamente solidarios con las decisiones de la Unión Europea. Y si la Unión Europea, ante el problema de la guerra de Ucrania, dice que hay que ahorrar energía, somos plenamente conscientes de eso. Lo que nos preocupa es un Gobierno que no afronta los problemas con seriedad, sino que adopta medidas que al final no consiguen los objetivos que se buscan, que es algo a los que nos tiene acostumbrados desde hace muchos años.

Yo creo que hoy mismo el señor Sánchez debería renunciar al Súper Puma y al Falcon. Creo que hoy está en Mallorca. Si tiene vergüenza, yo creo que debía volver en línea regular, como hacemos todos, exigiendo este sacrificio a los españoles. El señor Sánchez tiene que ser solidario con los españoles, tiene que hacer algo o cesar a seis o siete ministros de esos 23, y además yo creo que este va a ser positivo para España, que quite a seis o siete ministros de los que están en su gobierno.

A mí me parece una injerencia realmente descomunal que el Gobierno de España se ponga a decir cuál es la temperatura que debe haber en un lugar comercial, en un restaurante, en un cine, porque ya el comerciante y el empresario sabe que es la temperatura que debe poner para ahorrar energía por una parte, pero no para hundir el negocio.

El Gobierno de Sánchez en vez de quitarse la corbata, lo que tiene que buscar son medidas de fondo que resuelvan el problema y no poner en medidas que se inmiscuyen en la labor de los comerciantes, de los empresarios, castigándolos una vez más. Lo hizo durante la pandemia una y otra vez sin conseguir mejores resultados para la salud. Y esto es un nuevo ataque de Pedro Sánchez a los comerciantes y a los empresarios de Madrid.