La Comunidad de Madrid tendrá en cuenta especialmente los dos primeros trimestres a la hora de evaluar el presente curso escolar, y no se valorará el temario al que el alumno no haya tenido acceso por la suspensión temporal de la actividad a causa del COVID-19. Así se lo expuso ayer el consejero de Educación y Juventud, Enrique Ossorio, a la ministra de Educación y Formación Profesional durante la reunión de la Conferencia Sectorial de Educación, en la que estuvieron representadas todas las comunidades autónomas, y se hizo de manera telemática. 

Para ello, el Ejecutivo madrileño dictará unas nuevas instrucciones sobre las evaluaciones finales, de cara a que los centros educativos conozcan los criterios, en los que se valorará la evolución del alumnado durante los dos primeros trimestres del curso escolar. Respecto al último periodo, se reconocerá también la enseñanza a distancia, pero se procederá a una valoración individual y adecuada en cada caso, en función de las circunstancias personales y educativas. Es decir, los profesores y los equipos docentes considerarán las dificultades que hayan podido tener los alumnos con motivo de la suspensión de las actividades educativas presenciales.

A final de curso, junto con las calificaciones, se emitirá un informe individualizado para los alumnos que necesiten actividades de refuerzo durante el periodo estival, en caso de que fuese necesario.

Asimismo, a través de la Memoria Final del curso, los centros educativos realizarán un análisis exhaustivo de los resultados de la evaluación por áreas y cursos, en el que consten los contenidos propios que no se hayan podido impartir, por resultar especialmente complejos de interiorizar en la situación de enseñanza a distancia, y que sea imprescindibles retomar en el curso 2020/2021. Estas materias deberán ser incluidas en las programaciones del siguiente curso escolar.

Este informe también incluirá un análisis de los resultados de los alumnos, que facilitará la elaboración de planes de mejora, apoyo y refuerzo en el curso escolar 2020/2021, con el fin de consolidar los aprendizajes que se hayan adquirido con dificultad durante el periodo de confinamiento por el COVID-19.

No obstante, hasta que finalice el curso, se reanuden o no las clases presenciales en los centros educativos, los docentes trabajarán tanto en el afianzamiento de los contenidos y aprendizajes fundamentales de cada área como en el de las competencias claves abordadas. Solo se podrá plantear el aprendizaje de nuevas materias siempre y cuando se garantice una interiorización adecuada por parte los alumnos.