• El contrato para su explotación es de 28,47 millones de euros
  • El subterráneo, cerrado desde 2005, cuenta con 320 plazas, entre las que tendrán prioridad las reservadas para vecinos abonados
  • Se espera que la infraestructura, que funcionará durante 24 horas los 365 días del año, abra al público el próximo verano
  • El aparcamiento promueve la movilidad sostenible con reservas para carsharing, puntos de recarga eléctrica y micrologística

 

La Junta de Gobierno ha autorizado el contrato de concesión de servicios para la explotación del aparcamiento de Santo Domingo durante los próximos 20 años con un valor estimado de 28,47 millones de euros, sin IVA. Tal y como ha anunciado la portavoz municipal, Inmaculada Sanz, se espera que la infraestructura esté abierta al público el próximo verano.

Este aparcamiento dejó de funcionar en 2005, cuando el Ayuntamiento de Madrid clausuró la infraestructura para demoler las tres plantas en superficie que sobresalían con el objetivo de soterrarlo y reservar la plaza para el disfrute de los ciudadanos. En esos trabajos se detectaron deficiencias estructurales y constructivas en su interior que requerían de una reforma integral para poder ponerlo en uso. Con una inversión de 3,89 millones de euros, el Gobierno actual llevó a cabo las obras de acondicionamiento hasta el pasado mes de noviembre, adaptando el subterráneo a las necesidades de los residentes y en función de su compromiso con la movilidad sostenible.

El nuevo aparcamiento de Santo Domingo, que cuenta con una superficie total interior de 10.300 m2 repartida en tres plantas, va a funcionar con uso mixto a diferencia del uso rotatorio exclusivo con el que fue concebido previamente, durante 24 horas los 365 días del año. De las 320 plazas de que consta, 71 están reservadas para turismos de vecinos abonados, con tarifas de 180 euros al mes por año, 170 los tres años y 160 los cinco, y 16 para motos de residentes, con tarifas de 72 euros mensuales, 68 y 64, respectivamente. Cuando se adjudique la concesión en los próximos meses, se abrirá una lista de espera para los futuros abonados.

El resto de reservas de aparcamiento se reparten del siguiente modo: 203 plazas serán inicialmente para turismos de rotación, con diez plazas de recarga eléctrica; diez plazas para servicios municipales; diez para carsharing, y otras diez para espacio de micrologística de distribución urbana de última milla.

 

Historia del aparcamiento

En 1959, se terminó la construcción del aparcamiento conocido como Santo Domingo, un espacio semienterrado que emergía, en parte, a la superficie. El aparcamiento quedaba confinado entre los dos viales perimetrales de la cuesta de Santo Domingo, generando una edificación que, en su lado sobre rasante, tenía forma de 'piano de cola'. Sufrió ampliaciones en 1967 y en 1979.

Esta edificación constaba de cinco plantas en su extremo sudoeste, es decir en la parte redondeada de la forma de cola de piano, de las cuales dos quedaban bajo rasante y tres, sobre rasante. La presencia de esta edificación, que ocupaba prácticamente la totalidad de la plaza, resultaba incompatible con el uso del espacio público en superficie para el ciudadano. Por ese motivo, en 2003 se proyectó la demolición de la parte emergente del aparcamiento, la urbanización del ámbito comprendido entre la plaza y la cuesta de Santo Domingo, el acondicionamiento de la zona del aparcamiento que se mantenía y su ampliación para recuperar la capacidad inicial.

Las obras de remodelación del aparcamiento y demolición de las plantas sobre rasante fueron adjudicadas en 2005 y finalizaron en abril de 2007, inaugurándose ese año la nueva configuración de la plaza de Santo Domingo. Sin embargo, el surgimiento de diversos problemas técnicos localizados en el subsuelo de la plaza trajo como resultado un aparcamiento inadecuado, obsoleto y con deficiencias que había que resolver.