·       Desempeñan distintas funciones de mando, supervisión y control de la flota municipal de autobuses y de los distintos centros de operaciones

·       El proceso selectivo interno ha recibido un total de 420 solicitudes de inscripción

·       La empresa municipal cuenta ya con 418 profesionales dentro de esta categoría laboral

·       La última incorporación de inspectores, 32 personas, tuvo lugar en enero de 2020

 

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, acompañado del director gerente de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid, Alfonso Sánchez, ha dado hoy la bienvenida a los 43 nuevos inspectores que acaban de superar su periodo de formación y van a desempeñar distintas funciones de mando, supervisión y control vinculadas a las operaciones diarias de la flota municipal de autobuses y de los distintos centros de operaciones de la EMT. Con esta última promoción, la empresa municipal dispone ya de 418 efectivos dentro de esta categoría laboral.

Una vez finalizado el correspondiente curso de formación de cinco semanas, estos 43 inspectores pronto serán asignados a sus puestos para reforzar el funcionamiento de diferentes áreas y departamentos de la EMT. Entre los cometidos más importantes de un inspector están la regulación de las líneas de autobuses municipales, la inspección y control de los títulos de transporte y la supervisión de un buen número de actividades esenciales para la correcta prestación del servicio, entre otros.

El periodo de aprendizaje de los nuevos inspectores ha sido de 182 horas. Además de proporcionarles amplia información sobre las tareas realizadas por las diferentes direcciones y departamentos de la empresa municipal, se les ha formado de forma específica, con teoría y práctica, en aquellas funciones concretas que les serán asignadas desde este momento. Esta formación ha incluido también nociones sobre protocolos de seguridad y asesoramiento jurídico de cara a incidencias y accidentes.

En octubre del pasado año, la EMT publicaba de forma interna esta convocatoria para, inicialmente, 39 plazas de inspector, número que posteriormente fue incrementado por necesidades sobrevenidas durante el proceso. Se recibieron un total de 420 solicitudes de inscripción. Los candidatos realizaron los correspondientes exámenes teóricos: aptitudes, competencias, prevención de riesgos laborales, igualdad y las pruebas teórico-profesionales.

En noviembre de 2021, un total de 282 aspirantes pasaban a la etapa práctico-profesional. Esta fase solo la superaron un cupo de 57 candidatos. Tras la exposición de sus proyectos, durante el mes de enero de 2022, quedaron finalmente 43 aspirantes aptos con plaza.

Esta es la primera promoción interna de inspectores que la EMT lleva a cabo tras la pandemia causada por la COVID-19, después de que en enero de 2020 ingresaran 32 profesionales en esta categoría laboral.