La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha insistido al Gobierno central en la necesidad de ultimar un Plan en el aeropuerto de Madrid Barajas-Adolfo Suárez contra el COVID-19 seguro y que no expulse al turismo, teniendo en cuenta que se abrirán las fronteras el próximo 21 de junio y que ha sido la “principal entrada del virus” a España. La presidenta ha mostrado su preocupación por un posible repunte, ha pedido ver de qué manera se puede finalizar esta estrategia de cara a la próxima semana y valorar, entre otras cuestiones, las pruebas en origen.

Durante su intervención en la decimocuarta y última videoconferencia de presidentes, Díaz Ayuso ha admitido que muchas de las cuestiones que plantea sobre el aeropuerto madrileño se tienen que discutir en el seno de la Unión Europea, porque quiere saber, por ejemplo, si se van a tomar decisiones diferentes si los ciudadanos que llegan a Madrid proceden de países comunitarios o de otros lugares del mundo.

Al margen de las tomas de temperatura que ya se están empezado a realizar, la presidenta madrileña ha puesto sobre la mesa la importancia de tener una estrategia en materia sanitaria, en el caso de tener que tratar a turistas que puedan presentar síntomas o si se tiene que hacer algún tipo de rastreo.

En este sentido, Díaz Ayuso cree que se deben buscar medidas que no sean coercitivas ni expulsen al turismo, pero recuerda que, como ocurre ya cuando se viaja a países donde hay riesgo de enfermedades contagiosas como la malaria, las precauciones también se toman en el lugar de origen.