El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado, definitivamente, el proyecto de urbanización del ámbito de la parcela de la antigua fábrica de CLESA, en el distrito de Fuencarral-El Pardo. La portavoz municipal, Inmaculada Sanz, ha explicado en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno que esta intervención supondrá la adecuación del entorno del antiguo edificio de CLESA para cuando este se ponga en servicio con uso dotacional público. Al mismo tiempo, se dotará al barrio de un nuevo espacio verde para los vecinos.

Las actuaciones contemplan la creación de un paseo pavimentado que bordeará el edificio y conectará con la calle Francisco Sancha, con arbolado y zonas ajardinadas a lo largo de todo su recorrido, que incluirá una zona infantil y numerosas áreas estanciales distribuidas por el ámbito.

Los trabajos supondrán la incorporación de alumbrado público con luminarias tipo led, de alta eficiencia energética. Asimismo, en el diseño de la zona verde se han tenido en cuenta criterios de jardinería sostenible tanto desde el punto de vista del consumo de agua como de la elección de especies vegetales para el incremento y la mejora de la biodiversidad en el entorno urbano. Además, se dotará al ámbito de las infraestructuras necesarias para el suministro de agua, alcantarillado, energía eléctrica, telecomunicaciones y gas.

El proyecto, promovido por Fuencarral Agrupanorte, S.L., se ejecutará por el sistema de compensación y será supervisado por el Área de Obras y Equipamientos. El presupuesto asciende a 2,2 millones de euros y el plazo será de 12 meses.

La superficie total del ámbito de actuación es de 38.000 m2, de los que 19.600 m2 están destinados a servicios terciarios, 10.400 m2 a zona verde, 7.000 m2 a uso dotacional público de servicios colectivos, 600 m2 a transporte ferroviario y 400 m2 a vía pública.