La Comunidad de Madrid va a poner en marcha un modelo de gestión de seguridad vial específico para motoristas a partir del estudio de 45 tramos piloto con concentración de accidentes de estos vehículos.

Este estudio permitirá poner en marcha mejoras no sólo relativas a los sistemas de protección de motoristas sino al resto de equipamiento de la vía: desde señalización vertical y horizontal hasta adherencia del firme, tratamiento de márgenes en caso de salidas o distancias de visibilidad, entre otros aspectos.

Nuestro objetivo es impulsar una gestión específica de la seguridad vial que tenga como protagonista a los motociclistas, sus necesidades y sus particularidades como parte del grupo de usuarios que son más vulnerables en carretera”, ha subrayado el consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido. 

Las conclusiones que se obtengan del estudio de esos tramos servirán también para establecer las pautas para realizar inspecciones preventivas desde el punto de vista de la seguridad vial de los motoristas en los puntos más transitados por motocicletas, así como para adaptar las recomendaciones de trabajo de la Dirección General de Carreteras para motoristas, que fueron redactadas en 2009. 

Barreras de protección adaptadas

Garrido ha avanzado estos planes tras visitar los trabajos de instalación de nuevos sistemas de protección de motociclistas en un tramo de la M-206, en Loeches. En concreto, se van a instalar 136 nuevos metros de barrera de protección adaptada a motociclistas, que se unirán a los 2.720 metros con los que ya cuenta el municipio en varias vías. 
En el acto, el consejero ha estado acompañado por un grupo de motoristas que forman parte de la Asociación Mutua Motera y de la Plataforma Motera para la Seguridad Vial. 

Los trabajos en Loeches forman parte de la Campaña 2020-2021 para la instalación de 15.644 nuevos metros de barrera con protección para motoristas que está impulsando la Consejería de Transportes en una decena de carreteras regionales y que beneficiará, directamente, a 43 municipios. La red de carreteras de la Comunidad de Madrid ya cuenta con más de 100 kilómetros instalados de barreras de este tipo.

Las vías en las que se van a colocar los nuevos sistemas de protección de motociclistas son, además de la M-206, la M-127, la M-129, la M-204, la M-231, la M-407, la M-409, la M-505, la M-611 y la M-823