De los 214 metros de longitud de la infraestructura, 162 discurren sin apoyo alguno y lo convierten en el puente de mayor distancia entre soportes de la Comunidad de Madrid

·         El mayor hito de la construcción fue la colocación del tablero central de 2.400 toneladas y 130 metros de largo, cuyo desplazamiento hasta su posición definitiva duró seis días

·         Las obras han sido ejecutadas y financiadas por la Junta de Compensación de Valdebebas con la supervisión del Área de Obras y Equipamientos

 

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, se ha mostrado convencido de que el nuevo puente de la Concordia que conecta Valdebebas con la Terminal 4 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas sobre la carretera M-12 "se va a convertir en un icono de la ciudad de Madrid". El alcalde ha participado esta mañana en el acto de inauguración de esta nueva infraestructura cuyas obras de construcción han supuesto una inversión de 21 millones de euros y han sido ejecutadas y financiadas por la Junta de Compensación de Valdebebas con la supervisión del Área de Obras y Equipamientos. Junto al alcalde han estado presentes la vicealcaldesa, Begoña Villacís, los delegados de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero, y de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, y el concejal de Hortaleza, Alberto Serrano.

Durante su intervención, el alcalde ha tenido palabras de agradecimiento para la Junta de Compensación no solo por la construcción y ejecución de una "obra que no tiene precedentes", sino, de manera especial, por el gesto de solidaridad que ha tenido con el pueblo ucraniano mediante la colocación de su bandera en la parte superior de la nueva infraestructura. Un gesto que, según el alcalde, "nos recuerda la tragedia y el drama que está viviendo este pueblo" y que no solo representa al pueblo ucraniano sino también a todos aquellos que "queremos la libertad, la democracia y el respeto a los derechos humanos".

Almeida, que ha puesto a Valdebebas como ejemplo de porqué "Madrid es la mejor ciudad para vivir y para venir", ha asegurado que la labor que ha realizado la Junta de Compensación "representa el mejor futuro de la ciudad de Madrid, que cuenta con unos ciudadanos cada vez más exigentes".

El alcalde ha celebrado el nombre de Concordia elegido para el nuevo puente ya que "nos permite conectar lo mejor de nuestro pasado, que es la construcción de una democracia bajo la constitución de 1978", representada por la figura de Adolfo Suárez que da nombre al aeropuerto de Barajas, "y lo mejor de nuestro futuro, que es el modelo de ciudad y de desarrollo urbano", representado por Valdebebas.

El puente de la Concordia tiene una anchura de 25 metros y una longitud total de 214 metros, de los que 162, los que discurren por encima de la M-12, no tienen apoyo alguno, convirtiendo a este puente en el de mayor distancia entre soportes de la Comunidad de Madrid.

En lo que respecta a su estructura, cuenta con un arco metálico con tablero mixto cuya icónica forma está inspirada en el diseño industrial, en línea con la Terminal 4 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. El aspecto formal más relevante del diseño se desarrolla a partir de una malla estructural permeable de la que cuelga el tablero del arco. Esta malla garantiza la necesaria transparencia visual y genera un juego de luces y transparencias que varía según los diferentes puntos de vista.

 

La instalación del tramo central, uno de los mayores retos

El mayor hito en el proceso constructivo tuvo lugar el pasado mes de abril, cuando se instaló el tramo central del puente de 130 metros de largo, 25 metros de ancho y 2.400 toneladas. La operación se llevó a cabo montando esta estructura en una plataforma lateral paralela a la M-12 y desplazándola posteriormente hasta su posición definitiva. La maniobra de desplazamiento tuvo una duración ininterrumpida de seis días y requirió el corte total de la M-12 durante ese período de tiempo.