El Ayuntamiento de Madrid mantendrá activado el escenario 1 del Protocolo de actuación para episodios de contaminación por dióxido de nitrógeno hoy martes, lo que implica que la velocidad de circulación en la M-30 y en las vías de acceso en el interior de la M-40, en ambos sentidos, queda limitada a 70 kilómetros por hora.

A pesar de que este domingo no se han superado los niveles de NO2 previstos para que se active el protocolo, el Consistorio ha decidido mantener el escenario 1 al ser desfavorable la previsión meteorológica de la AEMET para ayer lunes y hoy martes.

El Ayuntamiento recomienda el uso del transporte público, tal y como establece el protocolo. Mañana, la EMT pondrá en servicio la totalidad de sus líneas y hasta el miércoles viajar a bordo de un autobús será totalmente gratuito gracias al Plan de Movilidad Especial que el Consistorio ha activado hoy con motivo de las secuelas del temporal.

 

Inversión térmica

Las circunstancias meteorológicas que han derivado en la activación del Protocolo por contaminación se deben a que el temporal de nieve provocado por la borrasca Filomena ha dado paso a una situación anticiclónica con temperaturas extremadamente bajas en nuestra ciudad. La ausencia de viento y la capa de nieve ha impedido que el aire en contacto con el suelo se caliente y, por tanto, la inversión térmica en las capas bajas persista durante todo el día, provocando la acumulación de contaminación.

Esta situación ha dado lugar a un aumento de los niveles de contaminantes tanto de partículas en suspensión como de dióxido de nitrógeno, superando el nivel de preaviso establecido en el Protocolo de actuación para episodios de contaminación por dióxido de nitrógeno en la ciudad de Madrid en la zona 1 (interior de la M-30) el pasado sábado.

El Ayuntamiento comunicará antes de las 12:00 h de mañana martes las medidas a aplicar el miércoles. Los ciudadanos permanecen informados a través de la web municipal, paneles informativos de tráfico y DGT, CRTM/EMT, gabinete de tráfico, Emergencias Madrid y redes sociales, así como a través de mensajes cortos de telefonía móvil (SMS), cuyo tiempo de aviso ha mejorado. 

El objetivo del Protocolo para episodios de alta contaminación es mejorar la calidad del aire de la ciudad y, por tanto, aumentar la protección de la salud frente a los efectos nocivos de la contaminación, muy especialmente la de los colectivos más vulnerables: infancia, mayores y personas con problemas respiratorios.