La Comunidad de Madrid se sumó ayer sábado a la celebración del Día Internacional de los Voluntarios, cuya conmemoración, cada 5 de diciembre, fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1985, para reconocer la labor de quienes dedican su tiempo libre a ayudar a los demás, en un año como éste marcado además por la pandemia del COVID-19.

Con tal motivo, el consejero de Justicia, Interior y Víctimas del Gobierno regional, Enrique López, visitó ayer la sede de la agrupación de Protección Civil de El Escorial, donde ha conocido a algunos de los voluntarios y ha asistido a unas prácticas de reanimación cardiaca. 

López ha destacado “la importante labor vocacional que realizan todas aquellas personas que deciden, de forma desinteresada, entregar su tiempo libre y esfuerzo en la mejora, protección y seguridad de los demás ciudadanos”. El consejero ha agradecido también el papel jugado durante la pandemia por los más de 2.800 voluntarios de Protección Civil de la región: “No solo habéis dado lo mejor en circunstancias muy complicadas, sino que habéis demostrado la importancia que juega la sociedad civil en la gestión de crisis”, ha subrayado.

En este sentido, el titular de Justicia, Interior y Víctimas ha recordado que dentro de las actuaciones del Plan Territorial de Protección Civil de la Comunidad de Madrid (PLATERCAM) que puso en marcha el Gobierno regional el pasado 13 de marzo, los voluntarios de Protección Civil participaron “en la logística de donaciones y del reparto de material a hospitales y residencias de mayores” durante la primera ola de la pandemia.

López ha recordado las labores de reconocimiento de residencias para prevenir y paliar la expansión del COVID-19, y ha destacado el compromiso del Ejecutivo madrileño con las más de 100 agrupaciones de voluntarios inscritas actualmente en la Comunidad de Madrid.