El Ayuntamiento de Madrid, a través de diferentes áreas de Gobierno, tiene preparado el Plan de Emergencias Invernales ante la previsible bajada drástica de las temperaturas. El operativo diseñado este año por el Área de Medio Ambiente y Movilidad, que dirige Borja Carabante, contempla 3.884 operarios, 61 más que en 2019, procedentes de los servicios de limpieza urbana y del Servicio de Limpieza Urgente (SELUR). Junto a 589 medios mecánicos, conforman el dispositivo de actuación para mejorar la movilidad de personas y vehículos en la ciudad, al eliminar el hielo en las aceras y calzadas, entre otras actuaciones.

El Plan de Vialidad Invernal (más conocido como Plan Nevada) de la Dirección General de Servicios de Limpieza y Residuos cuenta con 8.240 toneladas de sal y 600 metros cúbicos de salmuera para el uso en caso de que se active el plan. En ese escenario, funcionarán 131 camiones esparcidores de sal y salmuera, 59 vehículos auxiliares con cuchillas quitanieves y 13 palas cargadoras, entre otros medios. Todos los efectivos están preparados para actuar las 24 horas conforme evolucionen las condiciones meteorológicas.

Actuación preventiva

El Ayuntamiento, pendiente de las previsiones meteorológicas y una vez que la ciudad entra en fase de prealerta (desde las 72 horas hasta las 16 horas previas al riesgo del inicio del fenómeno meteorológico), suprime los baldeos con agua regenerada en la ciudad y procede al salado de las zonas sombrías y proclives a la formación de placas de hielo, así como de los puntos prioritarios de la ciudad: parques de bomberos, bases de SAMUR-Protección Civil y Social, centros de salud, comisarías de policía, puntos de la red de transporte, centros docentes, deportivos o culturales y ejes comerciales, además de las avenidas principales.

Trabajos en tres fases

El Plan de Vialidad Invernal del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad entra en activo una vez que lo declara la Dirección General de Emergencias. El protocolo de trabajo de la Dirección General de Servicios de Limpieza y Residuos contempla tres fases en función de los niveles de alerta:

  • La fase de prealerta se activa desde las 72 horas hasta las 16 horas previas al riesgo del inicio del fenómeno meteorológico. Es entonces cuando se prepara el material fundente, se ponen a punto los diferentes medios mecánicos y se comunica y se prepara al personal del servicio. Se esparce sal en puntos de interés e itinerarios principales de la ciudad y en calzada.
  • La segunda fase, la de alerta, se activa desde el inicio del fenómeno meteorológico adverso hasta la finalización de la nevada y contempla la eliminación de la nieve en aceras y calzadas.
  • La última fase, la de normalización, se desarrolla desde la finalización de la nevada hasta la apertura de pasillos en aceras y despejado de nieve en calzadas.

La M-30, también preparada

La vía de circunvalación M-30 también tiene diseñado su campaña de vialidad invernal. El plan arrancará una vez que el espesor de nieve previsto sea superior a tres centímetros en 24 horas. La M-30 cuenta con más de 670 toneladas de fundentes, entre sal y salmuera, y nueve vehículos: cinco camiones dotados de hojas quitanieves, un vehículo esparcidor de salmuera, dos camiones pluma y una retroexcavadora para la carga de fundentes, además de extendedores de sal y salmuera.

Recomendaciones ciudadanas

  • Deje su vehículo estacionado y utilice el transporte público.
  • Si no queda otro remedio que utilizar el coche particular, infórmese de la situación meteorológica y de su incidencia en las calles y carreteras.
  • Revise el estado del automóvil, con especial atención a los neumáticos, los frenos y el anticongelante.
  • Atención a las posibles placas de hielo en las zonas de sombra.