El Ayuntamiento de Madrid ha descubierto una placa conmemorativa en el número 8 de la calle Imperial, el lugar que albergó el primer parque de Bomberos de la ciudad, el antiguo parque 6, inaugurado en 1884 como Delegación de Incendios y que cerró sus puertas hace cuatro años.

La delegada de Seguridad y Emergencias y portavoz municipal, Inmaculada Sanz, ha presidido el acto, acompañada por el concejal del distrito de Centro, José Fernández, y diversos efectivos del cuerpo de Bomberos, quienes han sufragado el coste de la placa.

"Con esta placa queremos honrar la labor de todos aquellos valientes bomberos que trabajaron en este edificio, conocido como 'La Dirección', y que contaron por primera vez con un lugar fijo donde guardar material para sus actuaciones frente a los incendios de aquella época, hace cerca de 140 años", ha destacado Sanz.

La delegada ha recordado que el primer acuerdo sobre fuegos en Madrid se remonta a 1577, a cargo de un grupo de hombres, en su mayoría carpinteros, que acudían a apagar los fuegos de la ciudad avisados por las campanadas de las iglesias. Los llamados 'matafuegos de la villa' y 'mozos mangueros' fueron poco a poco especializándose y obteniendo mejoras para desempeñar su trabajo en una ciudad con necesidades cada vez mayores. En el siglo XIX se fijó una bomba de agua en cada distrito, lo que supuso la aparición de los primeros puestos en los que se guardaba el material, origen de los primeros parques de bomberos.

Intervención en históricos incendios que sufrió la ciudad

Desde el parque número 6, se atendieron históricos siniestros e incendios que pasaron a formar parte de la historia de la ciudad como los de la plaza de la Armería, los de los teatros Novedades y Variedades, el de Ribera de Curtidores, el del Cuartel de Artillería de Vicálvaro, los provocados durante la Guerra Civil o los más recientes que afectaron a los almacenes Arias y al edificio Windsor. También se prestó servicio a numerosos atentados terroristas sufridos en la capital.

Sanz ha resaltado que "los bomberos que trabajaron aquí atendieron, al igual que lo hacen hoy desde los 13 parques municipales actuales, las urgencias de una ciudad compleja y dinámica, adaptándose y reinventándose según las necesidades; profesionales avanzados a su tiempo, que supieron desarrollar un cuerpo de Bomberos a la altura de cualquier capital europea, orgullo de los madrileños".

El antiguo parque 6 donde se ha ubicado la placa y que hoy acoge un hotel fue testigo, en 1908, del primer coche a motor del cuerpo o del primer vehículo autobomba, adquirido en 1916 y que era capaz de trasladar a 12 hombres sentados.

"Entre estas paredes, la historia de Madrid y del cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento ha quedado impresa para siempre. Por ello, sirva esta placa para homenajear a esos bomberos dispuestos a salvar vidas y bienes sin importarles nada más que ayudar a los vecinos de Madrid", ha concluido la delegada.