Los sindicatos de la Sanidad pública en la Comunidad de Madrid han anunciado una "escalada de movilizacionesa partir del martes próximo para protestar por "el abandono y el desprecio a los profesionales" por parte del Gobierno regional, y no descartan recurrir a "paros parciales o totales".

Las organizaciones sindicales Satse, CCOO, AMYTS, CSIT UNIÓN PROFESIONAL y UGT, presentes en la Mesa Sectorial de Sanidad, han convocado a los profesionales a concentrarse a las 12.00 horas del 15 de septiembre a las puertas principales de los centros sanitarios, y el día 21 ante la sede de la Consejería de Sanidad.

En un comunicado remitido este miércoles, los sindicatos dicen que "de no producirse el cumplimiento de los acuerdos y compromisos alcanzados" endurecerán las medidas de presión, "en defensa de la Sanidad Pública madrileña y de las merecidas mejoras laborales del conjunto de los profesionales, sin descartar la convocatoria de paros parciales o totales".

Desde que comenzara la pandemia de coronavirus los sanitarios madrileños han demandado un refuerzo de personal, así como una mejora de sus condiciones, debido a la presión que están sufriendo hospitales y centros de salud por la crisis originada por el COVID-19.

Si en los peores meses de esta crisis sanitaria, marzo y abril, la presión ahogó a los hospitales, ahora se ha trasladado a los centros de salud de los distintos barrios y municipios madrileños. Muchos de ellos han denunciado la espera que están sufriendo los pacientes debido a la falta de personal.

Además, en varios hospitales se han visto obligados a suspender algunas intervenciones quirúrgicas y pruebas diagnósticas debido al aumento de casos de coronavirus que se está experimentando. Una situación que, según han alertado los sindicatos, puede verse muy agravada durante los meses de otoño.

Pero este no es el único frente que tiene abierto Isabel Díaz Ayuso. Las organizaciones sindicales de profesores han convocado varias jornadas de huelga debido a la falta de medidas para la vuelta al cole, así como la falta de personal en los centros educativos. El Gobierno regional anunció la contratación de 11.000 docentes nuevos, pero lo cierto es que las clases ya han comenzado y sólo se han incorporado 350.