Esta mañana, el Gobierno regional madrileño ha pedido al Gobierno que autorice el regreso voluntario a clases presenciales de los alumnos de segundo de Bachillerato, para que "repasesn el curso" antes de los exámenes finales, que empiezan el día 8, y la Evaluación de Acceso a la Universidad" (EvAU, antigua Selectividad). Así lo ha explicado este martes el consejero de EducaciónEnrique Ossorio, a las patronales de la enseñanza privada y concertada, a las asociaciones de directores de los centros educativos, a los sindicatos y a las asociaciones de familias, en una cita vía internet para abordar el final del curso escolar.

72352_colegio_madrid-efe_thumb_586

La vuelta del resto de alumnos

escolar-RldIHEsFPUwQVFSp12ibkiK-624x385RC

Además, la Comunidad de Madrid ha pedido que, también voluntariamente, puedan volver a las aulas los alumnos de distintos cursos en los que la Consejería de Educación ha detectado una especial dificultad en los estudios a distancia, ya sea por falta de tecnología o por tener de necesidades especiales del aprendizaje. En este caso, dice la Comunidad, se trataría de desarrollar tutorías y clases en grupos reducidos, previa cita de los alumnos o sus familias, al objeto de reducir las diferencias educativas.

"En el caso de Educación Especial y de Educación Infantil, entre 3 y 6 años, está descartada la vuelta a las clases presenciales este curso escolar"

Según Ossorio, "sería una gran oportunidad para que estos alumnos de Bachillerato y aquellos otros que necesitan refuerzo reciban este apoyo educativo" por parte del profesorado. En caso de que el Ministerio de Sanidad no accediese a la petición madrileña, el refuerzo pedagógico se plantearía para cuando Madrid llegue a fase 2 de la desescalada, es decir, en principio a partir del 8 de junio, y se centraría en Primaria, puesto que los exámenes de secundaria y bachillerato ya se estarían desarrollando.

En el caso de Educación Especial y de Educación Infantil, entre 3 y 6 años, está descartada la vuelta a las clases presenciales este curso escolar. Los alumnos de 0 a 3 años volverán en la fase 3 porque "en educación infantil es difícil guardar las distancias" y por ello deben existir "circunstancias sanitarias muy positivas", ha señalado Ossorio.

CCOO desaconseja la vuelta de educación infantil

una-profesora-da-clases-a-alumnos-de-primaria-en-un-colegio-de-cordoba

Para CCOO "no hay condiciones para adelantar la Fase 2 en educación"". Este sindicato ha anunciado en rueda de prensa una propuesta de plan sanitario para las actividades educativas permitidas en las fases 1 y 2 y para la vuelta a los centros en septiembre, en la que considera imposible el regreso ahora de educación infantil o de educación especial ante la falta de garantías sanitarias.

Además, según el sindicato, las actividades presenciales deben estar muy limitadas "a alumnado que tenga dificultades especiales de cara a su titulación o a proezas específicas como pruebas libres de Formación Profesional (FP) o la Evaluación de Acceso a la Universidad" (EvAU, antigua Selectividad).

La secretaria general de Enseñanza de CCOO de Madrid, Isabel Galvín, ha presentado la propuesta de desescalada del sindicato haciendo énfasis en los aspectos sanitarios y de protección de docentes, alumnos y administrativos frente al coronavirus. Según Galvín, la vuelta a los centros educativos "exige garantía, control y cumplimiento de medias sanitarias", un plan de movilidad para un sistema educativo que tiene más de 1,2 millones de alumnos, y un plan de evaluación de riesgos dentro de los centros según las enseñanzas que se imparten, "que Madrid aún no ha diseñado, como sí lo han hecho otras comunidades autónomas".

Con respecto a la evaluación de riesgos para la vuelta a los colegios, CCOO ha insistido en que "aún no existe" el plan que ha exigido desde hace semanas a la Consejería y que debe contemplar los escenarios diversos, según se trate de colegios infantiles, de primaria-secundaria, de FP o de educación especial, cada uno con sus "riesgos específicos".

Entre las medidas preventivas que propone CCOO, Galvín ha reiterado las que garantizan la distancia social de 2 metros, y entre ellas la "ineludible" bajada de ratios y la "necesaria" ampliación de plantillas, así como la adecuación y ampliación de infraestructuras educativas.