Los vecinos, que lo plantaron y gestionan, atónitos ante la decisión de Carapolla y su Gran y Siniestro Secuaz, Francisco de Borja Carabante, el Gran Exterminador de las cotorras en los madrileños parques. Ya les hablé de ello. Mamporreros policiales, como tantas veces, abusando impunemente de su poder. Menos mal que la leve, levísima reforma de Ley Mordaza mitiga siquiera levemente tamaña impunidad.

Deplorable y represor gobierno municipal de Carapolla&Terminator

Un bosque urbano que llevaba en pie aproximadamente doce años.  Y aparece destructor dispositivo de operarios del Área de Medio Ambiente, jefecillo Carabante, con camiones incluidos y escoltados por agentes de la Policía Municipal. Acudieron el pasado jueves 25 de noviembre al citado bosque urbano, retirando con toda su elemental brutalidad a cuestas y a rastras, todas las protecciones de los árboles, cercas, bidones de agua, herramientas, aperos… y todo aquello que los vecinos del barrio “habían ido construyendo para cuidar, mantener y proteger el entorno”.

Gobierno municipal, lastimoso. Y represor. Con esta actuación, el aciago gobierno munícipe de Carapolla&Carabante reprime una iniciativa vecinal muy querida en todo el distrito sin diálogo ni explicaciones. Muy típico en Carmeida, empeorando el ya de por sí siniestro Madrid Central de La felizmente eclipsada Abuelita que se comió al lobo.

De abandonado erial a umbroso bosque

Desde el primer momento, el propósito del vecindario del norteño barrio madrileño fue convertir un erial que daba verdadero asco en una suerte umbroso bosque. La labor jamás fue  sencilla, ya que se tuvo que batallar en todo momento contra la sequía y los conejos y contra la "extraña" diligencia de los jardineros del Ayuntamiento. Y con el apoyo de la Asociación Vecinal de Barajas, se fomentó de manera entusiasta que la mayor parte de los vecinos participaran en el proyecto. Muchos llegaron a plantar pinos en memoria de sus familiares fallecidos.

En más de un decenio de vida, casi docena, el bosque ha dado frutos como almendras, higos, moras, albaricoques, melocotones y manzanillas. También fueron allegando más amigables inquilinos, como topos o pájaros (mejores que cualquier político, incluido los podridísimos peperos).

Contra los caciques, siempre

Y es que no solo se trata de desmantelar una zona verde urbana, es que la funesta área de Medio Ambiente del funesto Carabantes ha decidido acabar con el titánico esfuerzo de distintas asociaciones vecinales que han participado en este proyecto. Algunas de estas entidades son la AAVV Barajas, de Los Amigos del Bosque de Barajas y de Madres, Padres y Niños del CEIP Margaret Thatcher. “Demoledor ver la tristeza de sus cuidadores y de niños que se han acercado a comprobar cómo han dejado los árboles que ellos mismos han plantado y que llevan su nombre, increíble la forma de actuar de un ayuntamiento que destruye una iniciativa vecinal de ocio y concienciación medioambiental”, denuncian desde Más Madrid.

Pero no solo el partido capitaneado en Villana y Corta (de entendederas) por la asaltacapillas Maestre ha lanzado un órdago al Gobierno municipal.  También los vecinos van a denunciar esta cacicada en las calles. Sin ir muy lejos en el tiempo, ayer sábado al mediodía, los residentes en Barajas convocaron una manifa para mostrar su honda repulsa e infinito asco por la arbitraria y, posiblemente, ilegal actuación del ayuntamiento que condena a la muerte a cientos de árboles...

…Y a la espera de que alguien rectifique tamaña e injusta decisión. Y les dejo con la memorable tonada y prodigiosa letra de Santy Pérez, Almeida Carapolla. En fin.

Tenemos de nuevo alcalde

un ridículo total,

quizá son primos sus padres

y por eso es subnormal,

es Almeida Carapolla,

es Almeida, ¡vaya joya!

Le han visto con inmigrantes

practicando el sexo oral

en los baños de Atocha

junto a su amigo Abascal,

es Almeida Carapolla,

es Almeida, ¡vaya joya!

No le gustan las mujeres

que se alejan del fogón,

tampoco a los que prefieren

otro sexo como opción,

es Almeida Carapolla,

es Almeida, ¡vaya joya!

Como es un buen cuñado

el ozono se la pela

y por eso se ha cargado

el Madrid Central de Manuela,

es Almeida Carapolla,

es Almeida, ¡vaya joya!

Le da asco la cultura

y hasta el colectivo Trans,

pero se le pone dura

viendo vídeos de UPA Dance

es Almeida Carapolla,

es Almeida, ¡vaya joya!

Quizá me mande al juzgado

cuando escuche esta canción,

se la cantaré encantado

a sus amigos en prisión,

es Almeida Carapolla,

es Almeida, ¡un gilipollas!