La Comunidad de Madrid ha recibido el certificado AENOR por las buenas prácticas de Metro contra el COVID-19, avalando las numerosas medidas puestas en marcha por el suburbano madrileño para hacer frente al coronavirus y velar, de esta manera, por la salud tanto de los viajeros como de sus empleados.

Certificado por las buenas prácticas de Metro frente al Covid-19

 

El consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras, Ángel Garrido, ha recogido el sello que garantiza que las medidas sanitarias y de prevención cumplen con todas las exigencias de las Administraciones y con las recomendaciones frente al coronavirus.

“Superar esta exhaustiva auditoría certifica el compromiso del suburbano con la seguridad y salud de sus empleados y de los viajeros. Demuestra que la estrategia implantada en Metro para combatir la pandemia es eficaz y otorga más confianza a los viajeros a la hora de utilizar este medio de transporte”, ha señalado Garrido.

Por su parte, el consejero delegado de Aenor, Rafael García Meiro, ha recordado que su auditoría ha abarcado todo tipo de instalaciones y entrevistas con profesionales de todas las escalas, comprobando que el detallado Protocolo de Metro de Madrid está a la altura de las necesidades de este medio, y que la certificación conlleva un seguimiento trimestral. A su juicio, el paso que da ahora Metro es coherente con su largo y firme compromiso con la mejora continua.

El protocolo frente al COVID-19 garantiza las buenas prácticas higiénico-sanitarias para reducir y evitar contagios por coronavirus. Para ello, AENOR estudia 11 campos entre los que se encuentra el cumplimiento por parte de la empresa de todas las prácticas de prevención y limpieza obligadas y recomendadas por las autoridades sanitarias.

Entre ellas, las buenas prácticas en lavado de ropa, correcto uso de productos químicos, el transporte de los empleados, las medidas de higiene personal y el uso de equipos de protección individual. También se tienen en cuenta la formación e información a los trabajadores sobre las medidas de prevención, la gestión de residuos y las medidas organizativas para minimizar riesgos.

De este modo, los auditores de AENOR han contrastado los protocolos establecidos por Metro con una metodología desarrollada sobre la base de las recomendaciones y requisitos de ámbito nacional e internacional y del alto conocimiento sobre la realidad del sector. Las evaluaciones exhaustivas han constatado los procedimientos, el compromiso del personal en su correcta aplicación y el uso de las últimas tecnologías para potenciar su efecto.

Desde 1999, Metro de Madrid ha obtenido diferentes certificados, superando auditorías anuales con AENOR. Los últimos este mismo año por el Sistema de Gestión de Seguridad Ferroviaria Operacional y por el Sistema de Gestión de Emergencias, según la norma UNE-ISO 22320.

Medidas contra el coronavirus

Desde el inicio de la alerta sanitaria, Metro de Madrid ha puesto en marcha diferentes medidas para velar por la seguridad de viajeros y trabajadores y minimizar el riesgo de contagios. Así, por ejemplo, ha reforzado de manera paulatina su servicio desde el 1 de septiembre, con la vuelta a la actividad laboral tras el verano. En la actualidad ya tiene desplegada el 100% de su oferta disponible pese a que sólo viajan la mitad de los viajeros que lo hacían hace un año por estas fechas. Además, este año sumará un total de 145 nuevos maquinistas a su plantilla.

También tiene en marcha un sistema de control de aforos automático, pionero en España y que está en marcha en 229 estaciones de la red. El sistema opera mediante las validaciones de los tornos de entrada, bloqueando el acceso con microcortes de 2-3 minutos para evitar exceso de aforo en caso de necesidad.

También se ha ampliado el dispositivo presencial de supervisión de aforo, operativo en más de 70 estaciones, con el que personal de Metro y vigilantes ayudan a que los viajeros se distribuyan por todo el andén y en los trenes.

Asimismo, Metro mantiene limpiezas y desinfecciones intensivas diarias de trenes y estaciones, reparte mascarillas diarias a sus empleados, ha reforzado la información dirigida al viajero e instalado señales específicas en las estaciones y ha activado la apertura automática de puertas en sus trenes, entre otras medidas.