Isabel Díaz Ayuso, visitó ayer la residencia de mayores Vista Alegre para comprobar la progresiva vuelta a la normalidad de estos centros tras completarse la pauta de vacunación contra la COVID-19 a usuarios y trabajadores.

Díaz Ayuso, acompañada por el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha recorrido las distintas instalaciones de esta residencia de Madrid, ubicada en la Finca Vista Alegre y que tiene capacidad para 146 personas, la mayoría dependientes severos y moderados. Se trata de uno de los 25 centros públicos de la región que gestiona la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS), y en los que residen más de 4.100 mayores.

La presidenta ha recorrido las distintas instalaciones del centro, además de cambiar impresiones con trabajadores y residentes y acompañarles en algunas de las actividades que realizan a diario. La práctica culminación del proceso de vacunación en todas las residencias de mayores de la región, que comenzó el pasado 27 de diciembre, ha permitido que estos centros retomen paulatinamente algunas de las actividades individuales o de grupo destinadas a dinamizar la vida cotidiana de sus usuarios.

Además, ha permitido flexibilizar las posibilidades de los mayores de salir de las residencias o recibir visitas de sus familiares, siempre respetando las medidas de seguridad (mascarilla, lavado de manos, distancia) que siguen vigentes en todas las instalaciones.