El Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid han reforzado el control e inspección del transporte por carretera en la capital con la dotación a la Policía Municipal de un nuevo vehículo de pesaje para estas funciones, tal y como recoge el acuerdo formalizado hoy por el coordinador general de Seguridad y Emergencias, Javier Hernández, y el consejero de Transportes e Infraestructuras regional, David Pérez.

Esta cesión se enmarca en el convenio de colaboración firmado hace dos años por ambas administraciones para regular las actuaciones en materia de inspección del transporte por carretera, que fija las pautas para la óptima coordinación de los órganos encargados de su vigilancia y control en vías urbanas e interurbanas.

El nuevo vehículo, dotado de todo el equipamiento necesario, llevará a cabo los pertinentes controles de pesajes en las carreteras de la ciudad, importantes para la seguridad vial dado que un exceso puede ocasionar graves daños en las infraestructuras públicas y poner en peligro al resto de conductores. Esta labor de pesaje, entre otras de inspección de transporte, se incluye entre las medidas acordadas por el Ayuntamiento y la Comunidad en su convenio de octubre de 2020, así como en el Plan de Inspección de Transporte 2022.

Por parte de la Policía Municipal, esta labor de control de transportes por carretera la presta la Unidad de Servicios Especiales (USE) y se reforzará con un nuevo servicio que se está poniendo en marcha, la Unidad de Apoyo Vial.

El control de transportes por carretera llevado a cabo por la Policía Municipal, en colaboración con la Comunidad de Madrid, la Guardia Civil y Madrid Salud, se saldó en 2021 con controles a más de 7.500 vehículos de mercancías, viajeros, transporte escolar, etc. que concluyeron con unas 2.750 denuncias y un centenar de inmovilizaciones cautelares.