Las escuelas infantiles municipales volverán a abrir sus puertas a los alumnos de 0 a 3 años a partir del 1 de julio, según ha informado la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno. Además, el Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento está organizando campamentos urbanos de verano que estarán funcionando a partir de la segunda quincena de julio. Esas medidas, unidas al refuerzo de 6.000 horas del Servicio de Apoyo a las Familias, forman parte del plan de conciliación para la etapa posconfinamiento.

El objetivo del Consistorio es apoyar la conciliación de las familias tras el periodo de confinamiento al tiempo que se ofrecen las garantías de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias. Para el acceso de los menores, tanto a las escuelas infantiles como a los campamentos urbanos, será preciso que los padres o tutores acrediten que tienen trabajos presenciales que les impiden hacer compatible sus obligaciones laborales con el cuidado de los niños.

Según ha explicado Villacís, la conciliación ha adquirido una importancia especial a raíz de la crisis social que ha seguido a la crisis sanitaria. Una reciente encuesta elaborada por el área social del Ayuntamiento demostraba que la posibilidad de teletrabajar caía drásticamente en las familias con menores ingresos, que son las que más están sufriendo las consecuencias económicas del confinamiento. Por tanto, dar a estas familias la posibilidad de conciliar supone un apoyo básico para que quedan acceder a un empleo y superar situaciones que en algunos casos son críticas. 

 

Higiene y seguridad en los campamentos urbanos

Los campamentos urbanos municipales impulsados desde el área social tendrán un total de 1.500 plazas. Las ratios establecidas son, como máximo, de cinco alumnos por monitor para los niños de 3 a 5 años y de hasta nueve participantes por monitor para los de 6 a 12 años. A estas plazas se sumarán otras 430 en campamentos específicos para niños con discapacidad, además de las que se impulsen desde los 21 distritos.

Se han establecido rigurosas medidas sanitarias atendiendo a las medidas requeridas por las autoridades sanitarias, entre ellas las siguientes:

  • Mantener las distancias de seguridad.
  • Existirá material de autoprotección y de higiene a disposición de monitores y participantes.
  • Se entrenará a los niños y adolescentes en la técnica del lavado de manos efectiva.
  • Limpieza rigurosa y frecuente de las instalaciones.
  • Impartir charlas diarias informativas sobre las medidas de seguridad a tener en cuenta dirigidas a los participantes antes del comienzo de las actividades.

El plan de conciliación posconfinamiento del Ayuntamiento de Madrid se completa con el refuerzo de 6.000 horas del Servicio de Apoyo a las Familias (SAF) durante los meses de julio y agosto. El SAF proporciona atención personal y a domicilio a niños, además de acompañamiento a los menores en actividades fuera del hogar y, en algunos casos, apoyo en tareas domésticas. En 2019, el SAF atendió a 1.356 menores en Madrid tras acceder a través de los servicios sociales de cada distrito.