La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha trasladado hoy su apoyo al vigilante de Metro de Madrid que hace unos días sufrió una agresión cuando le pidió a un viajero que se pusiera la mascarilla, cuyo uso es obligatorio en el transporte público desde el pasado mes de mayo, en el marco de las medidas de prevención ante el COVID-19. Díaz Ayuso ha recibido en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, al trabajador de 56 años, que lleva 36 años de empleado en seguridad privada y casi tres décadas en el suburbano.

El pasado 12 de julio a primera hora de la mañana, el vigilante estaba haciendo la ruta de reconocimiento junto a un compañero en la estación de Valdecederas, de la línea 1 de Metro. Según ha relatado el trabajador, encontraron a un hombre tumbado en uno de los bancos sin mascarilla y se le instó a que se la colocara. Sin embargo, como ha detallado, el viajero reaccionó de manera violenta y le empujó hacia las vías con el objetivo de tirarle.