Madrid ha rendido un homenaje póstumo al que fuera presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez Álvarez, dedicándole una calle en el distrito de Arganzuela. La decisión de atribuir su nombre a una vía de la ciudad se tomó en el Pleno municipal de septiembre de 2014, días después del fallecimiento del empresario.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, junto a familiares y directivos de El Corte Inglés; el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes; la concejal del distrito, Cayetana Hernández de la Riva, y el portavoz del grupo municipal de Vox, Francisco Javier Ortega-Smith, ha descubierto la placa con el nuevo nombre de parte de la que hasta ahora era la calle del Plomo. 

"Hoy Madrid salda una deuda de gratitud que tiene con una figura como Isidoro Álvarez, un asturiano de Madrid que vivió y trabajo en nuestra ciudad durante más de 60 años, que no renegaba de sus orígenes, pero que se sentía orgulloso también de esta ciudad", ha dicho el alcalde, a la vez que ha señalado que, por ello, es justo reconocerle con una calle en el kilómetro cero de El Corte Inglés. En este sentido, Almeida ha recordado que El Corte Inglés sin Isidoro Álvarez no se puede entender, pero tampoco el distrito de Arganzuela sin la presencia de esta empresa.

Asimismo, ha destacado su gran labor desde el punto de vista empresarial y social. "El Corte Inglés vertebra España", ya que "hay pocos elementos tan identificativos de España, que la singularicen tanto como la presencia en todos los territorios de un centro de El Corte Inglés". 

Isidoro Álvarez, fue sobrino y sucesor del fundador de El Corte Inglés, Ramón Areces. Tras licenciarse en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid, asumió un cargo directivo en la empresa familiar. Fue consejero de la compañía y en 1989 fue nombrado presidente de la sociedad. Durante su mandato construyó el emblemático edificio de El Corte Inglés del paseo de la Castellana.