El Ayuntamiento de Madrid aprovecha el periodo estival para asfaltar la ciudad y, en la misma línea, la empresa pública Madrid Calle 30, dependiente del Área de Medio Ambiente y Movilidad y responsable del mantenimiento de esta radial, comenzó el domingo por la noche su operación asfalto, que actuará sobre 144.000 m2, doblando la extensión de la operación de 2019, que fue sobre 58.400 m2. El presupuesto de esta obra, que se realiza anualmente, corre a cargo de Emesa, empresa que se ocupa de la explotación, conservación y mantenimiento de la M-30.

De la extensión total de la M-30, se intervendrá en un 7,2 %, del que 55.500 m² son ramales y conexiones entre diferentes carreteras y 88.500 m², calzadas principales. La actuación más significativa se realizará en la zona norte de Madrid, donde se acometerá asfaltado tanto en el nudo norte como en parte de la avenida de la Ilustración, así como dos kilómetros de la carretera de Colmenar Viejo (M-607).

La nueva capa de rodadura que se instalará será del tipo BBTM-11-B (M-10) con árido porfídico, mezcla que garantiza las mejores propiedades de la carretera y mantiene los parámetros de seguridad.

Los trabajos finalizan el 31 de julio y se trabajará tanto en horario diurno como nocturno para minimizar las molestias de los usuarios y reducir al máximo el impacto en el tráfico tanto de la M-30 como de las zonas aledañas.

En la web https://www.mc30.es/ se anunciarán los cortes y desvíos provocados por las obras.