Madrid ha obtenido el primer puesto en el ranking elaborado por la Fundación por el Avance de la Libertad, y a partir de su Índice Autonómico de Competitividad Fiscal (IACF), que examina los sistemas fiscales de las comunidades autónomas centrándose en la presencia de trabas burocráticas, la sencillez y los tipos impositivos de las mismas.

En este estudio se han analizado las cinco principales áreas de tributación, esto es, IRPF autonómico, el Impuesto sobre Sucesiones, el Impuesto sobre el Patrimonio, el Impuesto sobre las Transmisiones Patrimoniales y el Impuesto sobre los Actos Jurídicos. 

La Comunidad de Madrid ha quedado en primer lugar, por delante de las tradicionalmente primeras tres provincias vascongadas. El ranking muestra que los seis peores sistemas fiscales son los de comunidades gobernadas por el PSOE, el comunismo o el separatismo (Navarra, Extremadura, Comunidad Valenciana, Aragón, Asturias y Cataluña). La última, y debido a la gran cantidad de impuestos propios, y con los tipos más altos del país, aparte de quedar en el último puesto, ha sido la única que no ha superado los cinco puntos.