El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la alcaldesa de Pozuelo de Alarcón, Susana Pérez Quislant, han rubricado en el Palacio de Cibeles un convenio para que la capital asuma el tratamiento de las aguas del municipio vecino en su totalidad y poder garantizar así un óptimo nivel de depuración en su destino final, el río Manzanares.

El Ayuntamiento ha realizado un estudio integral del sistema de saneamiento y depuración de las infraestructuras de titularidad municipal, enfocado principalmente a garantizar las exigencias de la normativa en cuanto a la calidad del vertido procedente de las depuradoras municipales, así como a proteger y mejorar las condiciones del medio receptor (los ríos Manzanares y Jarama).

A estas depuradoras llegan tanto los vertidos del municipio de Madrid como de otros municipios colindantes, principalmente de Paracuellos del Jarama, Rivas Vaciamadrid y Pozuelo de Alarcón y en menor medida de Getafe, Leganés o Majadahonda.

El convenio, de cuatro años de duración, incorpora las aguas residuales generadas en el municipio de Pozuelo de Alarcón al sistema de saneamiento de Madrid, sin que suponga coste para el Consistorio de la capital.