La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, visitó ayer las recién remodeladas y ampliadas Urgencias del Hospital público Infantil Universitario Niño Jesús, que con sus 1.300 metros cuadrados de superficie suponen unas de las más grandes de España de tipo pediátrico. En ellas, como ha detallado, los menores reciben “atención individualizada, en su idioma y sin barreras, incluso si se trata de pacientes que necesitan traducción simultánea o el lenguaje de los signos”.

Acompañada por el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha conocido las nuevas instalaciones, resultado de un proyecto que ha contado con un presupuesto superior a 2,1 millones de euros. Así, se ha dotado a este servicio de 500 metros cuadrados más de espacio que permiten aumentar su capacidad de respuesta, en momentos puntuales de incremento de demanda, y mejora el proceso asistencial.

Para ello, como ha explicado Díaz Ayuso, dispone de cuatro salas de espera diferenciadas: una para el triaje, otra general y dos más para la atención de casos más graves o vulnerables que necesitan atención más rápida. También cuenta en total con 13 boxes, dos de ellos de Psiquiatría, más otros dos puestos de box vital para poder atender de forma simultánea dos emergencias.

Otra de las novedades de este recurso de la sanidad pública madrileña es que ha incorporado dos espacios para el triaje: uno funcionando 24 horas todos los días del año y otro que se abrirá en momentos con mucha demanda asistencial, es decir, cuando el primer puesto no pueda cumplir el criterio de que el 90% de los menores que acude a urgencias sea visto por el personal sanitario en los primeros 10 minutos desde su llegada.

Por otro lado, las nuevas Urgencias del Hospital Infantil Niño Jesús incluyen una zona de observación con seis sillones y 12 camas/cunas, con posibilidad de aislamiento de dos de ellas para pacientes inmunodeprimidos. En esta área se ofrece asistencia a aquellos menores que, tras una valoración inicial, requieren ser sometidos a tratamientos durante varias horas (hasta un máximo de 24) o una vigilancia clínica.

También tiene sala de lactancia, así como cambiador para adolescentes que presenten discapacidad motora y necesidades especiales. Cuenta, asimismo, con un servicio de traducción simultánea a 51 idiomas y un servicio de tele-interpretación dirigido a pacientes con discapacidad auditiva.

Su decoración se enmarca en el proyecto El Retiro entra en el Niño Jesús y está inspirada en los Caminos del agua del céntrico parque de Madrid que lleva el mismo nombre: el estanque, el lago artificial del Palacio de Cristal y todos los canales acuáticos que hay en su recinto. Así, los tonos azules predominan en las distintas instalaciones de las Urgencias, en los que se han aumentado las distancias entre pacientes y la comodidad del recinto.

“Es un buen ejemplo de los esfuerzos que estamos haciendo en humanización”, ha indicado la presidenta, destacando que en este centro “se comprende que cada paciente es diferente y vive la enfermedad de la distinta manera”. “Los entornos amables y la escucha a pacientes y familiares, entre otros factores, han colocado a este hospital como referente en atención infantil”, ha subrayado.

Más de 67.000 urgencias al año 

El Servicio de Urgencias Pediátricas del Hospital Niño Jesús es el que más pacientes pediátricos atiende de la Comunidad de Madrid, más de 67.000 al año, con un alto grado de pacientes crónicos (Oncología, Reumatología, Neurología, EII….). Su nueva estructura solventará muchos de los problemas agudos de los pacientes crónicos sin necesidad de ingreso.

A pesar de la alta complejidad de sus usuarios, solo el 5% de los niños que pasa por este servicio tiene que ser ingresado. Los diagnósticos más frecuentes de los que quedan hospitalizados son crisis asmáticas, bronquiolitis y apendicitis. La epilepsia y Trastornos de Comportamiento Alimentario (TCA) figuran también entre los mayores motivos de ingreso.