La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, presidió ayer la toma de posesión de José Vicente Saz en su segundo mandato como rector de la Universidad de Alcalá (UAH), donde ha reivindicado la libertad académica como “imprescindible”. “Una institución sumisa al poder, a la mediocridad o indiferente a los problemas de su comunidad no es universidad y no es casualidad que todos los regímenes autoritarios traten de silenciar lugares como este”, ha subrayado. Por eso, ha indicado que, desde la Comunidad de Madrid, se niegan “a politizar o que se politice la vida universitaria, el papel de los rectores, el mérito de los catedráticos y titulares o la excelencia de los alumnos”.

 

Díaz Ayuso ha subrayado el compromiso del Gobierno regional con la universidad pública destacando que se destina un 4,5% del presupuesto a su financiación, una cifra muy por encima de la media española, que es del 1,6%. Así, en este
ejercicio se alcanzarán los 1.055 millones de euros, lo que se traduce en 67 millones más que en las cuentas anteriores. La reducción de precios públicos de grados y másteres habilitantes también está incluida para que entre en vigor el próximo curso 2022/2023, una medida con la que se beneficiarán cerca de 190.000 estudiantes de las universidades públicas.

De Saz ha destacado su trabajo con la comunidad universitaria, su “ambicioso programa” en el Rectorado y su vida académica dedicada al renacer de la Universidad de Alcalá, situada entre las 10 primeras universidades españolas en transferencia de conocimiento, según el ranking Times Higher Education World University.