El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, participó ayer en la bendición de las palmas, acto que simboliza la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén y que marca el inicio de la Semana Santa. Tras bendecir los ramos, los asistentes, entre ellos varios miembros del equipo de Gobierno y representantes de los grupos municipales, han procesionado hasta el interior de la Catedral de la Almudena donde el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, ha oficiado la misa del Domingo de Ramos.

Almeida ha animado a madrileños y visitantes de la ciudad “a disfrutar de una Semana Santa extraordinaria”, la primera que “vamos a poder celebrar con normalidad desde el inicio de la pandemia”, de la que ha destacado el “amplio programa de procesiones y de actividades culturales y ofertas de ocio para disfrutar de la ciudad”.

Con la Hermandad de Los Estudiantes

Ya por la tarde, el alcalde, acompañado del delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, y la concejala de Chamartín, Sonia Cea,  ha visitado la Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Fe y del Perdón, María Santísima Inmaculada, Madre de la Iglesia, y Arcángel San Miguel, Los Estudiantes, antes de su salida en procesión desde la basílica pontificia de San Miguel.