La Comunidad de Madrid está reforzando las medidas de prevención por el coronavirus en la red de autobuses urbanos e interurbanos del Consorcio Regional de Transportes, en el marco del plan desescalada en el transporte público de la región.

Así, los autobuses de la red del Consorcio señalizarán asientos para evitar su ocupación, con el objetivo de garantizar la distancia de seguridad entre pasajeros. Además, se dejará siempre libre la primera fila detrás del conductor. Igualmente, se aconseja instalar marcas en el suelo para que los viajeros de pie puedan guardar la distancia de seguridad. De igual forma, todos los vehículos deberán llevar cartelería con las normas y recomendaciones de viaje para los usuarios.

Durante toda la crisis, el transporte ha sido un soporte vital en la Comunidad de Madrid. En la nueva etapa de transición debe seguir siéndolo y, en el caso del transporte público, el compromiso del Gobierno regional es poder garantizar la movilidad necesaria con la máxima seguridad posible, tanto para los usuarios como para los profesionales del sector.

Desde el inicio de la alerta sanitaria, la Comunidad de Madrid ha establecido limpiezas y desinfecciones intensivas diarias en todo el transporte público, incluidos los autobuses urbanos e interurbanos y los intercambiadores de transportes, con especial hincapié en las zonas y elementos donde hay mayor posibilidad de contacto por parte de los viajeros. Además, en la actualidad es obligatorio el uso de mascarilla dentro de los vehículos.

Asimismo, se ha limitado el aforo, primero a un tercio de los asientos disponibles y, en la actualidad, siguiendo las nuevas indicaciones del Ministerio de Transportes, a un 50%. Además, para proteger a los conductores de la red de autobuses, el acceso debe realizarse por la puerta trasera en todos aquellos vehículos sin mampara de protección; en este sentido, la recomendación es instalar mamparas que separen el espacio del conductor y el de los pasajeros. De la misma manera, no se permite el pago con efectivo para la adquisición de billetes sencillos para minimizar el contacto con los viajeros.

Certificado con AENOR

En su visita de ayer, Aguado y Garrido han tenido oportunidad de conocer el plan de Movilidad Segura de Alsa, concesionaria de 98 líneas de autobuses del Consorcio, y ver algunos de los vehículos que ya cuentan con todas las medidas de protección y prevención previstas y que comenzarán a prestar servicio en Torrejón de Ardoz y Tres Cantos. En el acto estuvieron acompañados por el consejero delegado de Alsa, Francisco Iglesias.  

Los protocolos establecidos por ALSA frente al coronavirus incluyen procesos como la venta de billetes, el tránsito en estaciones y dársenas, el proceso de embarque en el vehículo, la distribución de los pasajeros en el interior del autobús, la climatización y desinfección de los vehículos, asi como las medidas de protección de viajeros y empleados, entre otros. La compañía va a someterse a la auditoria de Aenor para certificar los protocolos de gestión anti COVID-19.