La Comunidad de Madrid ha pedido al Gobierno central ayudas para el transporte público ante las subidas históricas del precio de la electricidad. El consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez, ha señalado que “especialmente Metro ha sido el gran perjudicado” en esta materia, “junto con las familias y las empresas”.

Pérez ha alertado de “que este incremento es especialmente duro para el suburbano madrileño porque para su funcionamiento emplea mucha electricidad”, a pesar de que “contamina muy poco”.

El consejero ha detallado que el consumo de Metro de Madrid, que antes era de 120.000 euros diarios y ahora alcanza los 260.000, lo que ha significado un sobrecoste de 30 millones de euros en este ejercicio. “No hay empresa que pueda asumir una desviación presupuestaria tan grande”, ha asegurado.

“Por eso –ha recalcado Pérez– queremos pedir al Gobierno nacional un apoyo en modo de ayudas para el mantenimiento del transporte público, no sólo para Metro de Madrid, sino para todos los servicios de suburbano de España. Para que podamos seguir prestando estos servicios al ciudadano con calidad necesitamos su ayuda”, ha concluido.