La Comunidad de Madrid confía en una recuperación acelerada del número de viajeros en el transporte público a partir de 2021. La previsión es que la demanda crezca a tasas del 10% anual, el triple que los últimos años, hasta recuperar en 2023 las cifras de usuarios previas a la pandemia del coronavirus. Así lo avanzó ayer el consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras, Ángel Garrido, que ha presentado un balance de la movilidad en el transporte público en la Comunidad de Madrid durante la crisis sanitaria.

Según las previsiones del Consorcio Regional de Transportes, la red de transporte público en la Comunidad de Madrid (Metro, EMT, autobuses interurbanos, Renfe Cercanías y metros ligeros) va a cerrar este año con una caída de la demanda en torno al 47% frente a 2019, con unos 850 millones de viajes. “La cifra va a ser incluso menor que en 2014, el peor año de la crisis económica, cuando apenas llegamos a los 1.370 millones de viajes”, ha explicado Garrido.

Los autobuses interurbanos y los de la EMT de Madrid se van a ver ligeramente menos afectados por la crisis (con caídas de la demanda del 43% y el 46%, respectivamente), frente a Metro (-49%) o Renfe Cercanías (-47%). Sin embargo, las medidas de seguridad y prevención aplicadas en todos los modos de transporte durante la crisis sanitaria, así como la evolución de la pandemia, auguran una cierta vuelta a la normalidad y la recuperación acelerada del número de usuarios.

Así, y aunque el escenario sigue siendo muy volátil, el Consorcio prevé que, a finales de 2022, se pueda llegar a los 1.400 millones de viajes y que en 2023 se alcance los 1.600 millones, en línea con las cifras registradas antes de la crisis sanitaria.

“Apostar y defender el transporte público y el taxi es trabajar por una movilidad ágil, segura en todos los aspectos, sostenible medioambientalmente, que conecta los puntos más dispersos de la región y genera empleo, favorece la comunicación y el contacto y está directamente implicada en el progreso económico”, ha recordado Garrido.

Esfuerzo extraordinario

El consejero ha explicado que las medidas de restricción de la movilidad puestas en marcha frente a la pandemia han tenido un impacto importante en el uso del transporte público, con un descenso del número de viajeros que llegó a superar el 90% en los momentos más duros de la crisis. En el caso del taxi, la caída de actividad fue superior al 87%.

Con todo, desde el inicio de la desescalada y el fin del Estado de alarma decretado en la primera ola del COVID-19, la movilidad general y en transporte público se ha ido recuperando de forma paulatina. Este crecimiento ha sido más acusado a partir de octubre gracias a la recuperación de la actividad económica y académica. En la actualidad, la red de transporte público de la Comunidad registra cerca de 3,2 millones de viajes diarios, una cifra que todavía es un 43% inferior a la habitual por estas fechas.

Pese a las dificultades, durante este año, todos los actores implicados en la movilidad regional han realizado un esfuerzo extraordinario para garantizar la continuidad del servicio del transporte público, incluso con las medidas más estrictas de confinamiento, asegurando la movilidad de los madrileños. Así, se han implementado medidas extraordinarias de limpieza y de protección de usuarios y profesionales, que continúan vigentes en la actualidad.

El consejero también ha destacado que, desde el inicio de la pandemia, el sector del transporte público ha prestado su colaboración altruista en distintas iniciativas de apoyo al sector sanitario, como el traslado con autobuses interurbanos y de la EMT de profesionales sanitarios desde los hoteles en los que se alojaban a los hospitales en los que estaban trabajando. También taxi y VTC han facilitado las visitas de atención domiciliaria a los sanitarios de Atención Primaria. A esto se unen las campañas solidarias impulsadas, entre otros, por los trabajadores de Metro de Madrid para recoger alimentos y material sanitario para personas en situación de vulnerabilidad.

Soporte vital

“La pandemia ha puesto en evidencia la relevante función del transporte público. Todos hemos sido conscientes de su importante labor social como un medio para acercar personas y unir lugares aislados, y de su papel como soporte vital de la sociedad en todos estos meses”, ha señalado.

Por eso, el Gobierno regional difunde hoy una campaña para animar al uso del transporte público y el taxi. Con el lema ‘Volvamos a movernos en transporte público’, se van a realizar más de 48 millones de impresiones en medios online, 1.200 cuñas de radio e inserciones de prensa. La campaña, que destaca la seguridad, confianza y tranquilidad que supone viajar en transporte público, también estará en cartelería y publicidad exterior en intercambiadores, estaciones de Cercanías, taxis, autobuses interurbanos y de la EMT y en Metro.

“Es un apoyo expreso y firme al uso del transporte público y el taxi en base a los datos y estudios científicos que acreditan su seguridad sanitaria. Por eso y por su sostenibilidad, seguridad vial y por una vocación de servicio que nos permitió contar con ellos en los peores momentos. Es una invitación a recuperar una confianza que nunca debió perderse”, ha enfatizado Garrido.

La movilidad en la Comunidad de Madrid se canaliza a través de una red de transporte público de 26.230 kilómetros, en la que operan 42 operadores públicos y privados, y en la que 7.757 vehículos de transporte público circulan cada día por la región, cubriendo 697 líneas y atendiendo 33.390 paradas.