La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha recibido junto al alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, un homenaje en la Real Casa de Correos por parte de la hostelería madrileña en reconocimiento a las medidas puestas en marcha por ambas administraciones para tratar de paliar los efectos económicos que está generando la pandemia. “Gracias a vosotros no perdemos la identidad. Es más importante que nunca no perderla y en los bares y restaurantes, y en estos lugares de encuentro, es donde España tiene más identidad”, se ha dirigido la presidenta al sector.

En el encuentro han participado CEIM-CEOE, la Fundación de Asociaciones de Cocineros y Reposteros de España (FACYRE), la Asociación Madrileña de Empresas de Restauración (AMER), la Academia Madrileña de Gastronomía y la Asociación Empresarial de Hostelería de la Comunidad de Madrid). También han estado en el acto el vicepresidente, consejero de Deportes, Transparencia y portavoz, Ignacio Aguado, y los consejeros de Economía, Empleo y Competitividad, Manuel Giménez, y de Cultura y Turismo, Marta Rivera de la Cruz.  

La presidenta madrileña ha explicado que Madrid quiere “apostar por el aire libre y que la actividad se haga con todas las precauciones, pero en la calle, en lugares abiertos, lugares seguros donde reencontrarnos y estar”. “Queremos sacar Madrid a la calle y lo queremos hacer con vuestra ayuda. Queremos hacer de Madrid un ejemplo de convivencia con el virus”, ha subrayado Díaz Ayuso refiriéndose a la hostelería y la restauración.

En este sentido, ha explicado que el Gobierno regional seguirá trabajando en nuevas medidas de prevención y que se van a implementar nuevas tecnologías para que las zonas básicas con restricciones “sean más efectivas”. “Pero hace falta que todos trabajemos juntos para hacer frente al invierno, llega el frío, los lugares concurridos cerrados y es donde el virus puede dar la vuelta y otra vez darnos un susto en Madrid”, ha advertido.

Por eso, Díaz Ayuso ha insistido en que pedirá ayuda al sector para “hacerlo con diálogo, con tiempo, con medidas creativas y liberales que es como hay que hacer las cosas”, para ir acondicionando y preparando los espacios “y tengamos los locales más seguros”. “Vamos a seguir ofreciendo libertad, diálogo entre las administraciones públicas y el sector privado, con mucha prudencia porque esta guerra no está finalizad y tenemos que seguir colaborando juntos. Madrid es libertad y si no hay libertad no es Madrid”, ha destacado.