El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, acompañado por la vicealcaldesa de la ciudad, Begoña Villacís, y por los portavoces de todos los grupos municipales en el Ayuntamiento se han desplazado hasta la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, donde se celebró en el día de ayer, 15 de Mayo, el acto de entrega de la Medalla de Honor de San Isidro, que este año ha recaído en el pueblo de Madrid.

En su laudatio, el escritor peruano y Premio Nobel de Literatrura, Mario Vargas Llosa, ha destacado la merecida unanimidad con la que el pueblo de Madrid ha recibido este reconocimiento “a las mujeres y los hombres que, frente a este enemigo inesperado, actuaron con extraordinario coraje y tejieron una verdadera gesta heroica convirtiéndose en los primeros soldados de la defensa de Madrid”.

Vargas Llosa ha subrayado que todos los ciudadanos comparten ese reconocimiento, “todos rendimos un homenaje a este pueblo admirable y heroico que se ha enfrentado a la pandemia a manos descubiertas, sin protección y a base de convicción y de heroísmo”, a la vez que ha expresado su deseo de que esa actitud “sea un ejemplo para las futuras generaciones, que nos estimulará para enfrentarnos a la adversidad siempre con el coraje con el que lo hemos hecho estos días”.

La internista Mónica López, doctora del Hospital Ramón y Cajal, ha sido la encargada de recoger el galardón de manos del alcalde, en representación del pueblo de Madrid y como reconocimiento por su comportamiento ejemplar en la crisis provocada por la COVID-19.

La doctora ha explicado que se identifica con toda la ciudadanía “porque comparte con ella el amor por nuestra ciudad y la tristeza por los que nos han dejado”. Ha recordado también a las personas mayores, a los compañeros sanitarios y policías, “tan expuestos en la primera línea” y cómo la sociedad ha compartido una solidaridad “en mayúsculas, remando todos juntos, con nuestras familias arropándonos, con nuestros vecinos y con los pacientes que antes llenaban nuestras salas de espera y ahora han sabido quedarse en casa con empatía y solidaridad”.