El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha inaugurado ayer el primer aparcamiento reservado en exclusiva para las empresas de vehículos de uso compartido en Madrid junto al recinto ferial de IFEMA.

El regidor madrileño, acompañado por el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, se ha desplazado hasta la avenida Capital de España para trasladar a las empresas de carsharing que desde ayer mismo ya pueden hacer uso de este espacio para favorecer la intermodalidad y la movilidad sostenible en la ciudad, uno de los retos del Gobierno madrileño. Al acto han acudido los directores generales de las compañías que operan en la capital: Share Now, Emov, Zity, Wible, Wishilife y Ubeeqo.

El Ayuntamiento de Madrid ha habilitado 12 plazas en 25 metros de la avenida Capital de España, comprendidas entre la avenida del Partenón con Estrasburgo (impares) y entre Partenón con Turín (pares), que pueden ser ocupadas por todas las empresas de carsharing que operan en Madrid.

El objetivo, como ha señalado el alcalde, es facilitar a los ciudadanos la posibilidad de que dejen su coche en casa y que apuesten por realizar sus desplazamientos combinando transporte público y los vehículos de uso compartido, una modalidad segura y accesible a todo el mundo, además de, en gran medida, respetuosa con el medioambiente.

Madrid es un referente mundial en uso de vehículo compartido y está seleccionada entre las cinco ciudades finalistas del premio Carshare City Award, en la categoría de área metropolitana por su promoción en el carsharing. Este reconocimiento se entregará el próximo jueves, 28 de mayo.

Además antes de que se decretara el estado de alarma por COVID-19, en torno al 82 % de la flota que se desplegaba por la ciudad (más de 2.600 vehículos) contaba con la clasificación ambiental CERO emisiones, una realidad que se reflejará nuevamente cuando las empresas del sector vuelvan a operar con total normalidad en la ciudad. 

Un proyecto piloto en un entorno clave

El Área que dirige Carabante ha escogido este emplazamiento, situado junto a una de las salidas de metro de Feria de Madrid (Línea 8) porque se trata de una gran zona empresarial que mueve diariamente más de 16.600 viajes diarios de entrada, de los cuales 10.000 se realizan en vehículo privado,  tal y como refleja la Encuesta Domiciliaria de Movilidad 2018. 

La reserva de estas zonas de aparcamiento está marcada en la calzada y cuenta con señales verticales exclusivas. Tras analizar el resultado del funcionamiento de este modelo de aparcamiento, se prevé que se implante en otros puntos de la ciudad, incluida la almendra central, con el propósito de que cada vez sea menos necesario el uso del vehículo privado para moverse por el municipio, uno de los retos que se ha fijado el Ayuntamiento de Madrid en la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360 para cumplir con los objetivos de calidad del aire que marca la Unión Europea.

Los nuevos aparcamientos disuasorios que se construyan a lo largo de este mandato también contarán con espacio reservado para el vehículo de uso compartido y se estudiará su implementación en grandes nodos de transporte.

Mascarillas obligatorias y desinfección entre usos

Las empresas Share Now, Emov, Zity, Wible, Ubeeqo ya están funcionando de nuevo en la ciudad tras el parón provocado por el coronavirus, con un refuerzo de sus planes de seguridad a través del uso de mascarillas y limpieza en el interior de sus vehículos. Wishilife regresará en los próximos días. 

Todas garantizan el cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias hacia sus usuarios y, para ello, además de exigir el uso obligatorio de mascarillas a los conductores, extreman la desinfección de su flota con virucidas homologados por el Ministerio de Sanidad, máquinas de ozono y lavado manual varias veces al día.