La Comunidad de Madrid se ha posicionado por primera vez entre las regiones de España con municipios que han tenido un mayor número de búsquedas relacionadas con el turismo rural, según el ranking elaborado por el portal web especializado escapadarural.com. En el pasado 2020 las localidades de La Hiruela y Cercedilla ocuparon la cuarta y octava posición respectivamente en esta clasificación.

La Hiruela, con 20.849 búsquedas es uno de los pueblos mejor conservados de la Comunidad de Madrid. Junto con Horcajuelo de la Sierra, Montejo de la Sierra, Prádena del Rincón y Puebla de la Sierra, forma parte de la Sierra del Rincón, reconocida por la UNESCO en 2005 como Reserva de la Biosfera. Las casas de piedra, adobe y madera de roble de la dehesa, que apenas han sufrido modificaciones en su estructura desde su construcción, otorgan a La Hiruela una identidad arquitectónica propia. Algunos de los edificios y elementos tradicionales más característicos que se pueden encontrar en esta localidad son el pilón, el molino harinero a orillas del río Jarama, la Casa Consistorial y la antigua escuela, entre otros.

Con 16.433 búsquedas entre los internautas, Cercedilla es uno de los pueblos más bonitos y emblemáticos del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. A menos de una hora de Madrid, cuenta con un increíble patrimonio natural, que invita a realizar rutas por su entorno. Un ejemplo es la Ruta de los miradores de los poetas, un hermoso recorrido cuya belleza y tranquilidad cautivó a escritores españoles como Antonio Machado, Vicente Aleixandre o Luis Rosales. También dispone de importantes recursos culturales como los restos romanos de la calzada y sus puentes, así como la Iglesia de San Sebastián y la Ermita de Santa María entre otros.

Balance positivo para el turismo rural madrileño 

La Comunidad de Madrid, a lo largo de 2020, ha llevado a cabo diferentes iniciativas para promover el turismo de proximidad e invitar a madrileños y visitantes a conocer todos los rincones de la región. Esta labor de promoción, unida al esfuerzo realizado por los empresarios del sector para adaptarse a los nuevos modelos turísticos y circunstancias derivadas del COVID-19, han permitido alcanzar un balance positivo para el turismo rural madrileño, lo que ha contribuido a mantener el empleo local en un año especialmente duro para la economía.

Desde la campaña de verano se han venido manteniendo altos niveles de ocupación rural. De hecho, la Comunidad de Madrid encabezó el ranking de regiones españolas con mayor demanda en alojamientos rurales durante los puentes de Todos los Santos y la Almudena, tendencia que se mantuvo en el de diciembre, con una ocupación de casi el 92%.

El turismo rural en la Comunidad de Madrid ha mantenido una evolución positiva y un crecimiento sostenido en los últimos años. Así, de los 270 alojamientos rurales y 3.409 plazas con los que contaba la región en 2016, se ha pasado a 317 y 3.809 -respectivamente- en 2020. De ellos, 64 son hoteles que cuentan con de 1.335 plazas; 122 apartamentos con 1.479, y 131 casas rurales con 1.076.