La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha reivindicado hoy a Madrid como “la España necesaria, la de todos”, la que los ciudadanos ansían por encima de “exclusiones, divisiones y enfrentamientos”. “Es la de la unidad, el compromiso común de ir hacia adelante, de la complicidad compartida; la que no impone, sino que convence y acuerda”, ha indicado en la Real Casa de Correos, durante su discurso para clausurar el acto de entrega de medallas y condecoraciones en la fiesta del 2 de Mayo.

Esta España necesaria, ha explicado, “es la que no se ahoga en identidades porque su alma es acogedora, comprensiva, plural, abierta y universal”. “Del ego y los miedos del gobernante que se cree posesión de una verdad indiscutible y sin fisuras, el pasado nos enseña que nace la autocracia y el terror”, ha subrayado.

Para Díaz Ayuso, es la España necesaria “frente a las ideologías totalitarias que enfrentan a unos contra otros, es la realidad abierta de unos junto a otros” y que niega la confrontación ideológica en la Educación, en la familia, entre sexos, el campo y las ciudades o nuestra intimidad, que no fabrica clases sociales”.

“La España necesaria es la que coloca al gobernante a ras de tierra y le compromete con el conjunto de los españoles”, ha continuado la dirigente madrileña, para añadir que, es, en suma, “la de la nueva mirada, la España de la libertad, de las personas, de la verdad, de la gestión eficaz”, de todos y para todos, “que destierra el intervencionismo, la imposición y la mentira”.

En este punto, Díaz Ayuso ha advertido de que “el verdadero fracaso viene cuando se cede ante el terror, la mentira, el totalitarismo, o la injusticia, hasta que la confrontación o la ruptura de la convivencia se hacen inevitables”. “Así nacieron las dos Españas, y la discordia: el negarse a convivir con el que piensa diferente, en no poder soportar al que piensa distinto. Pero nace también la esperanza de la llamada Tercera España, la que piensa que el único enemigo verdadero es el enfrentamiento entre compatriotas”, ha dicho.

La presidenta ha señalado que Madrid es “el gran proyecto de futuro, con un claro compromiso: superar enfermedades del pasado”, asegurando que quien quiera saber qué es la tolerancia, la pluralidad o medir “la solidaridad que se practica y no solo la que se predica, que mire a Madrid”. “Madrid está hecha de todos sus acentos y biografías. Dejamos a un lado la ingeniería social y el intervencionismo que convierte al Estado en un fin y no en un medio”, ha sostenido.

Madrid no va a "malgastar energías en batallas estériles"

Así, Díaz Ayuso ha remarcado que la Comunidad seguirá siendo “la España necesaria y reconocible, leal y firme en su compromiso con las familias, los trabajadores, los empresarios y los artistas”, y que no va a “perder tiempo, ni malgastar energías en batallas estériles, en confrontaciones absurdas, en iniciativas fracasadas, en gasto inútil que despilfarra el esfuerzo de los ciudadanos”.

“Queremos avanzar ensanchando el camino a todo el que quiera recorrerlo con mirada amplia e ilusionada”, ha apuntado la presidenta, al mismo tiempo que ha indicado que “ante los que levantan fronteras entre españoles, ante los que no señalen al diferente, Madrid siempre estará ahí”.

La presidenta ha concluido señalando que celebrar este 2 de mayo “con esta nueva mirada, española y abarcadora de toda nuestra Historia es un buen antídoto para desactivar las maniobras de los odiadores profesionales de España”. “Y más ahora que lo celebramos con nueva esperanza, después de estos dos años terribles. Estamos aquí, como siempre. Hemos recuperado el placer de lo sencillo, la bendición de la normalidad”, ha manifestado, para añadir que “por muchas puertas que se nos cierren, siempre habrá una que no lo hará: La Puerta del Sol”. “Madrid se respeta a sí mismo y por eso respeta a todos”, ha sentenciado.