El último movimiento comercial de Renault va a ser sin duda el más importante de la marca francesa en nuestro mercado, pues supone la llegada del sustituto del Kadjar, el modelo que compite en el sector más relevante, el de los SUV compactos. Y además se fabrica aquí, en la factoría de Palencia de Renault. Sobre la plataforma CMF-CD de la Alianza que Renault mantiene con Nissan y Mitsubishi, el nuevo Austral es un modelo que lo tiene todo para enfrentarse a los nuevos "amos" del sector, el Hyundai Tucson y el Kia Sportage

El Renault Austral adopta el lenguaje «sensual tech» y ahonda en la imagen estrenada por el Megane E-tech 100% eléctrico con una silueta contundente y muy musculosa. El nuevo y acertado logotipo del fabricante francés preside el frontal y la trasera con orgullo, ya que este modelo mejora en todos los aspectos, recibe la electrificación en su gama mecánica y se desmarca de la competencia siendo el único en su especie en ofrecer dirección a las cuatro ruedas, lo que le otorga una manejabilidad y dinamismos de primer nivel. 

Gracias a esta tecnología de dirección a las cuatro ruedas, que Renault llama 4Control Advance, este coche de más de 4,5m tiene un radio de giro de apenas 10m. sus casi 2,7m de batalla le permiten un espacio interior generoso, con un maletero que llega hasta los 575 litros con los asientos en posición adelantada (500 litros sin ello), pues cuenta con una banqueta deslizante que se mueve 16 centímetros. Además, añade huecos portaobjetos capaces de acoger otros 35 litros. 

En el interior la digitalización es la protagonista de la mano de Google, ero se aprecia además un salto adelante en la calidad percibida. El Renault Austral incorpora la pantalla OpenR estrenada en el el E-Tech, que combina en el mismo plano una instrumentación digital de 12,3 pulgadas y la pantalla táctil vertical de 12 pulgadas. Se completaría el conjunto con un Head-Up Display de 9,3 pulgadas. No falta una conectividad completa gracias al sistema OpenR Link con todos los servicios de Google incorporados.

Mecánicamente el Renault Austral llega en versiones exclusivamente híbridas, tanto eléctricas como mild-hybrid. El acceso a la gama es un 4 cilindros de 1,3 litros turboalimentado, asistido por un alternador de arranque y una batería de iones de litio de 12 V, a elegir entre 140 y 160 CV de potencia. Ambas versiones contarán con transmisión automática pero la opción más modesta también se podrá elegir con un cambio manual de seis relaciones. La opción tope de gama llega de la mano de la hibridación E-Tech firma de la casa. Con un motor tricilíndrico de 1,2 litros de gasolina, que combinado con su motor eléctrico puede alcanzar los 200 CV den potencia.

Gracias a la tecnología Multi Sense Advanced el Austral tendrá cuatro modos de conducción predefinidos: Eco, Comfort, Sport y Perso, este último configurable. Si se opta por el paquete Extended Grip, se añade la función Snow y All Terrain, para carreteras con poca adeherencia. Además, los 32 sistemas de ayuda a la conducción le otorgan nivel 2 de conducción autónoma. A los acabados normales que componen la gama, el Renault Austral estrena Espirit Alpine que se enfoca en el dinamismo con el sello de la firma deportiva de Renault Group .