En realidad, las aseguradoras se hacen cargo de los daños producidos por el siniestro y luego tienen derecho de reclamar al asegurado. Está regulado en el artículo 10 (facultad de repetición) de la ley 8/2004 sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. Pero las aseguradoras no tienen potestad para determinar si el conductor debe estar o no confinado, eso corresponde a las fuerzas de seguridad del estado.

Cualquier conductor que no justifique su desplazamiento se enfrenta a sanciones de entre 100 euros y 600.000 euros o un año de prisión por incumplir el estado de confinamiento decretado por el Gobierno con el estado de alerta. El decreto aprobado por el Ejecutivo incluye hasta ocho excepciones que permiten usar la vía pública, pero es responsabilidad de la población una lectura coherente con las circunstancias. Las personas que por causa mayor tengan que coger el coche no tendrán problemas para que les atienda un grúa si sufren un percance leve, como un pinchazo.

Fuentes del Real Automóvil Club de España (Race), han confirmado que tanto sus servicios, así como sus proveedores de asistencias (las grúas), están operativas. Desde Mutua Madrileña han confirmado a Efe que el servicio de grúa está "plenamente operativo", si bien, tras la entrada en vigor del real decreto de estado de alarma, ha caído la demanda de "forma importante".  Por tanto, pinchazos, cambios de batería y servicios que no requieran intervención en el taller podrán ser resueltos gracias a la asistencia en carretera.

accidente carretera

Atención con las averías

Otra cosa será si el vehículo, por un golpe o por una avería mayor, ha de ser trasladado a un taller. En el caso de la red oficial de las marcas de coches, la patronal de concesionarios Faconauto ha explicado que les recomienda que no lo hagan.

Lo que les aconseja es que pongan en marcha un servicio y equipo de urgencia, con un número de teléfono habilitado a tal fin, para prestar soporte sólo a los clientes con gestiones de venta y posventa en trámite, así como servicios de reparación y mantenimiento prioritarios para sectores clave durante la crisis, como son el de transporte y logística, sector agrícola y el sanitario. Lo que sí permanecerá cerrado serán las exposiciones de venta de vehículos de las redes oficiales por el coronavirus.

En el caso de las grandes cadenas de talleres, Aurgi, Feuvert o Norauto, informan en sus páginas de que permanecerán cerrados temporalmente por la pandemia y el estado de alerta decretado por el Gobierno. Por su parte, el resto de talleres, a través de la confederación Cetraa y la federación Conepa, han pedido al Gobierno que les permita abrir este lunes por considerar que prestan servicios esenciales (como el de tiendas de alimentación, bancos, farmacias, estancos o gasolineras).