Los coches eléctricos apenas se estropean y sus reparaciones son más breves y menos costosas que las de un térmico”, así lo apuntan desde la Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles (AMDA). El aumento de ventas de coches de este tipo da lugar a la necesidad de ofrecer cobertura mecánica a todos los usuarios y cubrir esa demanda creciente de los clientes.

Las matriculaciones de este tipo de vehículos han aumentado un 143% hasta la fecha respecto al año anterior en la Comunidad de Madrid. La región ha matriculado un total de 3.013 vehículos híbridos y eléctricos en julio, 17.961 en el acumulado del año. Así lo muestran los datos de MSI para Faconauto del último mes.

Acudir a un taller oficial es sinónimo de garantía, personal cualificado y materiales de calidad por lo que garantiza el buen funcionamiento del coche y alarga su vida. “Aunque es cierto que los coches eléctricos tienen menos exigencia de acudir a un taller ya que no tienen piezas de rozamiento y requieren menos mantenimiento, si que es necesaria una red de talleres y asesores especializados. Y todos lo talleres oficiales de las marcas que tienen modelos eléctricos están preparados para repararlos”, destaca Carlos Bustillo, presidente de AMDA.

¿Qué debe tener un taller de coches eléctricos?

En este proceso de cambio hacia una de la movilidad sostenible, todavía no existe en España una normativa que regule la adaptación de los talleres a la movilidad eléctrica. “Sin embargo, no podemos olvidarnos de la necesidad de adecuarnos y de contar con programas de formación de operarios y jefes de taller”, puntualiza Bustillo.

 

Algunos puntos básicos que deben cumplir son los siguientes:

Profesionales específicos. Es uno de los puntos más importantes. Los mecánicos de los talleres eléctricos oficiales necesitan una formación especializada para manejar los componentes de los vehículos híbridos y eléctricos que imparte la propia marca. Además de estar en constante actualización para conocer al detalle los últimos avances.

Equipamiento especializado. No cabe duda de que los talleres de coches eléctricos son diferentes a los tradicionales. Deben estar adaptados a este nuevo tipo de vehículo y guardar las medidas de seguridad. Por ejemplo, deben contar con un box eléctrico que elimine por completo los riesgos de la alta tensión. Además, los bancos de trabajo no son metálicos para evitar peligros al entrar en contacto con piezas de alto voltaje. También es recomendable que cuenten con un punto de recarga rápida que permita comprobar que todo está bien tras la reparación.

Seguridad. La seguridad en este tipo de establecimientos debe ser primordial ya que se trabajan con cargas eléctricas muy altas. Es importante que los mecánicos vayan protegidos con materiales aislantes y cumplan con los protocolos de seguridad de manipulación de los coches antes y después de su trabajo.

 

Los servicios públicos también

Por último, cabe destacar que los profesionales de asistencia en carretera o los bomberos también deben adaptarse a las nuevas rutinas y extremar el cuidado en la manipulación de los vehículos eléctricos. Deberán seguir nuevas medidas de protección y protocolos de seguridad.

Fuente: www.amdamadrid.com