Los dos primeros meses del año han sido premonitorios de lo que podemos esperar del mercado de coches de ocasión, que debemos recordar que experimenta menos vaivenes que el de vehículos nuevos. Así, en base a lo visto, la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove) estima que el mercado de turismos de ocasión se comportará en términos muy similares a 2020, por lo que espera que este año se comercialicen en torno a 1,84 millones de coches usados, lo que supone una subida de menos del 1%. 

En febrero se vendieron 143.828 unidades, un 16,6% menos, manteniendo la tónica desalentadora con la que arrancó el mercado de ocasión en enero. Desde Ancove recuerdan que el objetivo de la transición tecnológica hacia modelos más eficientes desde el punto de vista medioambiental pasa por fomentar las ventas de los eléctricos e híbridos de segunda mano, ha indicado el presidente de la asociación, Elías Iglesias.

Tal como ha explicado el directivo, esto supondría una forma de introducir este tipo de vehículos en amplias capas de la sociedad, lo que exigiría fomentarlos con ayudas a la compra a través de los planes Moves, ya que en la actualidad son todavía poco asequibles.

En concreto, los registros de modelos de diésel cayeron un 17%, representando el 63,3% del total de unidades de ocasión comercializadas en febrero. Los coches gasolina bajaron un 19,2%, con una cuota del 36% del mercado de segunda mano. Además, todas las versiones híbridas sumaron 4.150 turismos, el 2,9% del total. El mes pasado solo se vendió un coche eléctrico de ocasión, aunque 56 furgonetas tenían esta motorización.

Según la asociación, la nota positiva en el segundo mes del año la pusieron los vehículos seminuevos, de entre uno y tres años, que crecieron un 16,2%, hasta 14.830 unidades, "mostrándose como una alternativa al nuevo por su precio más competitivo. En línea con los seminuevos, los modelos de entre tres y cinco años cerraron también en positivo el mes de febrero, con una subida del 5,5%, hasta alcanzar las 17.689 unidades, debido a que los operadores de renting, principales inyectores de oferta de estos modelos, aumentaron sus ventas de usados un 22,3%.

Por el contrario, los modelos de entre 10 y 15 años cayeron un 27,5%, hasta situarse en 37.940 unidades. Por su parte, los de más de 15 años de antigüedad apenas bajaron un 5,5%, con 45.466 coches, "lo que pone de manifiesto que la demanda se desplaza hacia las soluciones de movilidad más económicas como alternativa a los transportes colectivos. 

A pesar de la caída, los modelos más antiguos, de más de 10 años, siguen representando más del 58% del mercado. El 77,5% de los vehículos de más de diez años que se vendieron el pasado mes fueron operaciones entre particulares, que concentraron el 65% de las ventas totales en el mercado de usados.

Por tipo de combustible, los modelos eléctricos registraron un crecimiento del 73,7% en el mes de febrero, llegando a representar el 0,4% del total de operaciones, con 587 vehículos. Las ventas de usados de diésel cayeron un 17%, hasta 86.835 unidades, un 60,4% del total. Los de gasolina, que concentraron el 36% del mercado, cerraron el mes pasado con una caída del 19,2%, con 51.832 unidades vendidas.