El Mustang más potente jamás vendido a este lado del Atlántico es un coche para entusiastas, un pony car a la americana que se vale de la máxima esencia de la ingeniería automovilística para enamorar a sus propietarios. Con su irreverente mecánica V8, su "anticuado" cambio manual de 6 velocidades con tracción trasera y la políticamente incorrecta banda sonora que emana de sus 4 colas de escape, el Mach1 es una demostración de la marca del óvalo de su pasión por la conducción atmosférica por mucho que hayan sido capaces de alumbrar uno de los mejores automóviles eléctricos del momento, que además es otro Mustang, el Mach-E.

Puesto a punto por el departamento de ingeniería deportiva Ford Performance, el Mustang Mach1 no se achanta ante sus rivales europeos, a los que además les pone en un aprieto por el precio al que ofrece sus capacidades ilimitadas de disfrute (desde 62.950€). Los 460CV de su bloque V8 de 5 litros se sienten en cada poro de la piel desde el primer segundo que pulsamos el botón de encendido, y sus frenos Brembo de seis pistones junto con la suspensión variable magnetereológica magneride y el diferencial de deslizamiento limitado se encargan de que todo quede bajo un delicado control que encandila. Sus 3 modos de conducción tienen uno específico para circuito, un escenario para el que está perfectamente preparado.

Es este coche una especie en extinción, un modelo analógico que requiere de la completa implicación del conductor en la tarea que se le encomienda. La electrificación no tiene cabida en su configuración, y el cambio automático es opcional (3.000€). Eso sí, los que opten por él tendrán 10 velocidades con levas en el volante para que la diversión no se vea mermada. Los 60 años de historia del Mustang dibujan una sonrisa en la cara del propietario en cada viaje a bordo del Mach1, algo que además se puede hacer a diario gracias a su configuración 2+2 y sus más de 400 litros de maletero.

Todos estos atributos hacen del Mustang el deportivo más vendido del mundo año tras año, y es que es difícil pensar en una receta que lo mejore, por no detenernos en el hecho de que por su posicionamiento tiene pocos rivales directos en el mercado, ya que los europeos se desmarcan con más imagen, calidad interior y tecnología pero no pueden ofrecer el nivel de conexión con la carretera que tiene el Mustang Mach1 en versión manual. Sin ser el mejor de su especie consigue lo que pocos pueden, un nivel de diferenciación y de satisfacción solo al alcance de las leyendas. 

Para los conductores más racionales un dato adicional. El Mustang Mach1 ofrece la mejor relación precio/potencia de todos los deportivos del mercado, lo que le permite además anunciar prestaciones de súper deportivo: 4,4 segundos de 0 a 100 km/h y 267 km/h de velocidad máxima. En esas lides, las mejoras aerodinámicas heredadas del Mustang Shelby 350 le permiten aumentar un 22% el apoyo a alta velocidad, donde además es más estable gracias a muelles delanteros y estabilizadoras más rígidas. El comentado equipo de frenos permite pasar de 100 km/h a 0km/h en apenas 32 metros. Según Mattias Tonn, jefe de desarrollo de este coche para Europa, “el Mach 1 va a elevar al Mustang a un nuevo nivel en el corazón de los amantes de los coches de altas prestaciones”.