Los usuarios demandan vehículos cada vez más tecnológicos y conectados, y las marcas de automoción han comprendido por fin que no les compensa afrontar los costosísimos desarrollos que luego además no igualan las capacidades y usabilidad que las grandes tecnológicas ofrecen a los usuarios en sus smartphones. Con esta realidad en mente, Ford ha anunciado una asociación estratégica  con Google que durará seis años para acelerar el desarrollo del coche conectado.

Según ha explicado la marca del óvalo, ambas compañías trabajarán codo con codo y a partir de 2023 millones de vehículos de la corporación americana contarán con Android y las aplicaciones y servicios de Google integrados. Su objetivo es minimizar las distracciones del conductor con cada vez funcionalidades más simples  y mantener el vehículo siempre actualizado de forma remota. Así el asistente de Google permitirá mantener la vista en la carretera y las manos en el volante, ejecutando comandos solo con la voz.

A nivel de navegación Google Maps será la oficial de los vehículos, ya que permite información sobre el tráfico en tiempo real, cambio de ruta automático o guía de carril entre muchas otras funcionalidades. Con Google Play los conductores tendrán acceso a sus aplicaciones favoritas para escuchar música, podcasts, audiolibros y más. Estas aplicaciones están optimizadas e integradas para su uso en vehículos.

Esta asociación también incluye a Google Cloud como proveedor de Ford para su nube; el lugar al que va y se almacena toda la información que recopilan los vehículos. Así, a partir de finales de este año, Google ayudará a Ford a aprovechar las tecnologías de inteligencia artificial, aprendizaje automático y análisis de datos para acelerar la transformación digital del fabricante de automóviles, así como modernizar las operaciones y potenciar las tecnologías de vehículos conectados.

Mediante Google Cloud, Ford planea acelerar la implementación de modelos comerciales basados ​​en datos, lo que hace que los clientes reciban avisos en tiempo real, como solicitudes de mantenimiento o alertas. También busca mejorar las experiencias de los clientes con tecnología diferenciada y servicios personalizados basados en datos de los usuarios. Por último, acelerará la modernización del desarrollo de productos, la fabricación y la gestión de la cadena de suministro, incluida la exploración del uso de Inteligencia Artificial para la formación de los empleados de las fábricas y mejorar el rendimiento en las plantas.