El diseñador jefe de Mini, el alemán Oliver Heilmer, ha estado esta semana en Madrid para explicar a la prensa el cambio de imagen que han buscado con la última actualización de este icono de las cuatro ruedas, un coche que, en su versión moderna, acaba de cumplir 20 años de historia y "sólo" va por su tercera generación. Este último modelo llega con un interior más premium que nunca y un exterior en el que el techo multi-tono es el gran protagonista en una silueta que jamás pasa de moda y es plenamente reconocible.

La nueva generación de los Mini 3 y 5 puertas, así como el Cabrio, es por encima de todo eso, un Mini. Según Heilmer, tiene más personalidad que nunca, y se ha buscado más diferenciación entre los modelos de la gama. El equilibrio entre herencia y futuro era el objetivo, y por eso hay una intencionada reducción a los aspectos esenciales, cambiando sólo detalles. Pero los cambios también tienen un sentido práctico, y así por ejemplo las luces de posición delanteras en los paragolpes se sustituyen por entradas de aire verticales que sirven de apertura para las Air Curtains con el fin de optimizar la aerodinámica y mejorar los consumos.

La capacidad de personalización de este modelo, ya seña de identidad, se refuerza en esta generación con un acabado innovador y único en el mundo para el techo de los Mini 3 y 5 puertas. Se trata del techo multi-tono que presenta un degradado de color que va desde el San Marino Blue, pasando por el Pearly Aqua, hasta el Jet Black, creado a partir de una nueva técnica de pintura y extendiéndose desde el marco del parabrisas hasta la parte trasera. Junto con los nuevos colores disponibles y la amplia oferta de llantas y terminaciones, seguirá siendo muy difícil encontrar dos unidades iguales.

La gama mecánica se basa en motores tricilindricos para los modelos de acceso, con potencias de 102 y 136CV, y en el 4 cilindros de 178 o 231CV para los Cooper S y John Cooper Works. Son todos Euro6d, pero no hay hibridación en ninguno de ellos, y si queremos electrificarnos hay que irse directamente al Cooper SE 100% eléctrico, el cual sigue siendo uno de los más atractivos del mercado por su fantástica conducción tipo kart. Su batería de 32,6Kwy una autonomía de 260Km WLTP son su mayor hándicap y le limitan en uso extraurbano. Con un precio de partida de 22.300 euros, el Mini sigue siendo uno de los vehículos urbanos más deseados.