En lo que va de año, las administraciones públicas recaudaron 436,94 millones de euros en concepto de este impuesto, un 31,6% más que los 331,93 millones de euros ingresados por esta tasa entre enero y noviembre del ejercicio anterior.

Este incremento viene dado, en la comparativa con el mismo periodo del año pasado, por la paralización del mercado automovilístico a causa de las restricciones por la pandemia de la Covid-19.

Además, la cuota media a ingresar por automóvil en concepto de este impuesto fue de 287 euros durante el pasado mes de noviembre (-25%) y de 549 euros a lo largo de los once primeros meses del ejercicio actual (+41%).

Coches más caros

No obstante, el precio medio de los vehículos matriculados en España en noviembre, incluyendo el impuesto de matriculación, se situó en 20.401 euros, un 2,6% más, mientras que en lo que va de año fue de 20.380 euros, un 6,4% más.

Entre otros datos, el valor total de los vehículos vendidos en España el mes pasado (base imponible) alcanzó los 1.765 millones de euros, un 4,4% más, y en lo que va de año 15.787 millones de euros, un 1,1% menos.

En cuanto a las emisiones medias de los vehículos nuevos aumentaron de los 111 gramos de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro de noviembre de 2020 a 124 gramos de CO2 el mes pasado. En lo que va de 2021, los modelos matriculados en España emiten 126 gramos de CO2 de media, un 10,5% más.

Y en 2022 vuelve a subir

El 1 de enero de 2022 vuelve a subir el impuesto de matriculación. El nuevo reglamento provocará un encarecimiento irremediable en los precios de los coches de combustión. La Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles (AMDA) calcula que 65.000 madrileños serán afectados por esta nueva realidad. “Es decir, que a pesar de haber realizado la gestión de compra en 2021, tendrán que abonar la diferencia de la subida del impuesto si su coche salta de tramo fiscal”, afirma Carlos Bustillo, presidente de AMDA.

 Esta nueva normativa afectará de manera negativa al sector, cuyas cifras en 2021 todavía arrastran la crisis que produjo la pandemia. A esto hay que sumar la falta de semiconductores durante este año, lo que dio lugar a la falta de stock de automóviles, tanto en fábricas como en los concesionarios. Con la modificación en la reglamentación, muchos coches saltarán de tramo fiscal.

El cambio normativo hará que el precio de alrededor del 40% de los vehículos nuevos que se venderán en España, aumente alrededor de un 5%. Actualmente, el 60% del mercado está exento, y el cambio hará que solamente el 7% siga debajo del tope. Los precios de los vehículos van a aumentar con esta nueva tabla, con subidas de entre 200 y 1000 euros, dependiendo del modelo y de las emisiones. Si tenías pensado comprar un coche y lo tienes disponible, no esperes más.